Escribe tu propio camino

Las mentiras de la Ansiedad. Cómo Superarlas

La ansiedad es un mentiroso patológico del más alto nivel, y se enorgullece de crear las historias más aterradoras sobre lo que puede o podría suceder. Te mira a los ojos y te dice mentiras como que tu vida está a punto de acabar, cuando ni siquiera hay un indicio de peligro presente.

No te creas las mentiras de la ansiedad
El objetivo de ansiedad es simple: quiere que creas lo que dice. Sabe que cuanto más te convenzas de sus mentiras, más tiempo existirá. Cuanto más tiempo exista, más fuerte se vuelve. Sabe que cuanto más fuerte se hace, más débil te vuelves tú.

El engaño de la ansiedad está detrás de la mayoría de los problemas de ansiedad crónica. ¿Luchas para superar un trastorno de ansiedad, y obtienes resultados decepcionantes, e incluso te sientes peor tras la lucha? Desafortunadamente es una situación muy común, y las personas equivocadamente se culpan a sí mismos por ello.

Con un trastorno de ansiedad, las personas sienten un gran temor en ausencia de peligro. Su lucha para protegerse del miedo les lleva por un camino de creciente dificultad. Esa es la trampa de la ansiedad.

Algunas de las mentiras de la ansiedad

  • Si tienes un trastorno de pánico o agorafobia, te engaña para hacerte creer que estás a punto de morir, volverte loco o perder el control.
  • Si tienes fobia social, te engaña para que creas que estás a punto de ponerte tan extremadamente nervioso delante de la gente, que te humillarán completamente y serás dejado de lado por la sociedad.
  • Si tienes una fobia específica, te engaña para que creas que no podrás superar tu miedo a un objeto, animal o situación y que tienes que evitarlo.
  • Si tienes un trastorno Obsesivo compulsivo, el engaño es la creencia de que has puesto en marcha una terrible calamidad. Puedes temer que tu vecindario se queme porque dejaste la estufa encendida, o que tu familia acabará envenenada porque manipulaste incorrectamente el insecticida.
  • Si tienes un trastorno de ansiedad generalizada, te engaña para que creas que estás a punto llegar a la locura por la preocupación constante.

En cada caso, el episodio de miedo pasa sin la catástrofe esperada. Y a parte de haberte desgastado, estás más preocupado por el siguiente episodio. Los detalles parecen diferentes, pero es el mismo engaño de la ansiedad.

¿Cuál es la trampa de la ansiedad?

El truco de ansiedad es el siguiente: sientes una experiencia realmente desagradable, y te engaña para tratarlo como una situación de Peligro. ¿Qué hacemos cuando estamos en peligro? Habitualmente sólo hay tres reacciones: luchar, huir o quedarse paralizado. Se trata de un mecanismo de defensa desarrollado por nuestra especie a lo largo de miles de años. Si parece más débil que yo, lucharé. Si parece más fuerte que yo, pero más lento, me escaparé. Y si parece más fuerte y más rápido que yo, me quedaré paralizado con la esperanza de que el depredador no pueda verme bien.

Cuando alguien experimenta el temor de un ataque de pánico, o un encuentro fóbico, o un pensamiento obsesivo, de modo instintivo, lo tratan como un peligro. Tratan de protegerse a sí mismos, con alguna variación de lucha, huida o parada.

Cómo funciona el engaño.

Los instintos naturales de las personas de protegerse a sí mismos son los que les conducen a ser engañados. ¿Reconoces tus respuestas en alguno de los siguientes ejemplos?

  • Una persona con trastorno de pánico cae en la trampa de aguantar la respiración y acabar huyendo debido a un irrefrenable sentimiento de necesidad de escapar de la tienda (carretera, teatro…), en lugar de respirar normalmente y permanecer en el lugar hasta que pasen los sentimientos.
  • Una persona con un trastorno de ansiedad generalizada cae en la trampa de tratar de parar el odiado pensamiento de "¿y si?", en lugar de aceptarlo y continuar con la tarea que estaba realizando, dejando que el pensamiento venga y se vaya.
  • Una persona con fobia social cae en la trampa de evitar la fiesta, o esconderse en una esquina si asiste, en lugar de saludar a un extraño y ver qué pasa.
  • Una persona con un trastorno obsesivo compulsivo, cae en la trampa de lavarse repetidamente las manos, o regresar a casa para comprobar la estufa, en lugar de aceptar los pensamientos intrusivos de la contaminación y el fuego y devolver sus energías a las actividades actuales.
  • Una persona con una fobia a los perros cae en la trampa de evitar los sentimientos de miedo, evitando a todos los perros, en lugar de pasar tiempo con un perro hasta que se acostumbre y pasen los sentimientos.

Pero, ¿que mantiene el engaño en el tiempo?

Podrías preguntarte, ¿por qué la gente no ve este patrón, de episodios repetidos y lo cambian para que no conduzca al resultado temido, perdiendo poco a poco su miedo?

La respuesta es la siguiente. Tomaron sus medidas de protección, y no hubo ninguna catástrofe. Tienden a creer que estas medidas les salvaron de la catástrofe. Este pensamiento hace que se preocupan más por "la próxima vez". Se convencen de que son terriblemente vulnerables y deben protegerse constantemente.

La razón real por la que no experimentaron una catástrofe es que nunca hubo un peligro real, solo miedo. La gente consigue sobrellevar la experiencia, porque la experiencia no es realmente peligrosa. Pero es comprensible que les cueste reconocerlo en el momento. Son más propensos a pensar que simplemente se "han salvado por los pelos". Esto les lleva a redoblar sus medidas de protección.

Son las medidas de protección las que realmente mantienen y fortalecen el truco ansiedad. Si crees que escapaste por poco de la catástrofe porque tenías el teléfono móvil, o una botella de agua; o porque regresaste a casa y comprobaste la estufa siete veces; o porque has enchufado el iPod y te has distraído con algo de música, entonces vas a continuar sintiéndote vulnerable. Y vas a caer en el hábito de "protegerte" a ti mismo por estos medios.

Así es como el problema se incrusta en tu vida. Crees que estás ayudándote a salir del círculo, pero en realidad has entrado de pleno en él.

Si cuanto más lo intentas, peor se pone, entonces deberías echar otro vistazo a los métodos que has estado usando. Probablemente has caído en el engaño de tratar de protegerte a de algo que no es peligroso, y esto hace que tu temor empeore con el tiempo.

¿Cómo se puede superar el engaño de la ansiedad?

Lo que hace que los miedos y fobias sean tan persistentes es que prácticamente cualquier cosa que hagas para oponerte, escapar, o distraer la atención de los sentimientos y pensamientos de ansiedad se vuelve en tu contra, y hacen de la ansiedad una parte más predominante de tu vida.

Es por esto que la gente nota el "cuanto más lo intento, peor se pone". Están apagando fuego con gasolina.

Si te das cuenta de que has estado apagando fuegos con gasolina, puede que no sepas que hacer a continuación, pero el primer paso es siempre el mismo: deja de tirar gasolina sobre el fuego.

Aquí es donde entran los métodos cognitivo-conductuales de desensibilización y la exposición. Están pensados como métodos con los que practicar con (no contra) los síntomas, y volverse menos sensibles a ellos. A medida que pierdes el miedo a los síntomas, a través de esta práctica, es cuando los síntomas se desvanecen.

A menudo, la gente piensa que la exposición significa ir a un lugar o situación en la que es probable que se pongan ansiosos, tal vez una carretera o un ascensor, y dar un paseo sin ponerse ansiosos. ¡Ese no es el punto, más bien el objetivo! El punto es ir allí y sentir la ansiedad, asegurándose de permanecer allí. Podría decirse que has de flotar en la ansiedad o cabalgar la tormenta.

La manera de desarmar el engaño de la Ansiedad es pasar cada vez más tiempo con la ansiedad, para exponerse a los pensamientos y sensaciones, y permitirles que desaparezcan con el tiempo. La finalidad de la exposición es la práctica del miedo, por lo que es aconsejable no hacer nada para oponerse, evitar, o distraerse del miedo durante la exposición. Esto puede ser complicado, sobre todo al principio, por lo que es aconsejable buscar la ayuda de un profesional, y en las primeras exposiciones utilizar técnicas de respiración, relajación o distracción para bajar la ansiedad a un nivel tolerable, donde puedas darte cuenta de que no existe peligro alguno, sólo se trata de una mentira más de la Ansiedad.

Si te ha parecido útil este artículo, por favor compártelo. A cuanta más gente pueda ayudar, mejor. ¡Que tengas un día estupendo! :)

Articulos relacionados

  • Compartir

Ver más articulos relacionados con Ansiedad | Blog Tu psicóloga en Palma de Mallorca