Escribe tu propio camino

Parada del Pensamiento, una técnica contraproducente

Blog tu psicóloga en Palma de Mallorca

Si tienes problemas de ansiedad, es muy probable que hayas oído hablar de una técnica llamada "parada de pensamiento", y que hayas tratado de usarla para despejar tu mente de esos pensamientos no deseados. Probablemente no haya funcionado, y te preguntes si no la has realizado correctamente.

Parada de pensamiento, una técnica contraproducente

Oponerte a tus pensamientos y preocupaciones no suele funcionar. De hecho, a menudo empeora el problema.

El problema con la parada de pensamientos

Echa un vistazo a tu alrededor y selecciona un pequeño objeto que esté a tu alcance. Coge una taza, un libro, una fotografía enmarcada, un salero o algo similar que sea portable.

Llévatelo a otra habitación, y déjalo allí.

Una vez de vuelta a en habitación original, piensa en el objeto que te has llevado. Recuerda para qué se utiliza, su color y forma, los materiales de los que está hecho, etc.

Ahora trata de parar tus pensamientos. Trata de eliminar de tu mente cualquier pensamiento relacionado con ese objeto. No pienses en él durante tres minutos. Di "basta" en voz alta si quieres, cada vez que pienses en ese objeto.

No es tan fácil, ¿verdad? El propio hecho de tratar de no pensar en el objeto hace que pienses más en él, ¿verdad? Lamentablemente muchas de las personas que sufren de problemas de ansiedad o preocupaciones, tratan de usar esta técnica, e incluso algunos la recomiendan.

No trates tus pensamientos como objetos

Es muy fácil deshacerse de un objeto, especialmente uno pequeño. Lo sacas de la habitación, lo pones en otro lugar, y allí se queda.

Pero los pensamientos no responden igual que los objetos. Cuanto más tratas de eliminar un pensamiento de tu mente, más persistente se vuelve.

La parada de pensamientos es un buen ejemplo de tratar los pensamientos como objetos. Generalmente no funciona. Es como tratar usar todas tus fuerzas para lanzar un boomerang tratando de deshacerte de él. Por mucho que te esfuerces, el boomerang siempre volverá a ti.

Trata la preocupación como a un follonero, no como a un agresor

Si te enfrentas a alguien que intenta hacerte daño, un asaltante o algún tipo de agresor, intentarás protegerte, probablemente peleando, huyendo o gritando para pedir ayuda.

Pero si estás dando una conferencia y hay una persona entre el público que te interrumpe constantemente tratando de armar follón, luchar o huir no te ayudará. Y si entras en una dinámica de pelea o discusión con esa persona, estarás jugando a su juego, y acabarás muy lejos de conseguir tus objetivos para la conferencia.

Es mucho mejor aceptar el hecho de que tienes a un follonero entre tu público, y hacer todo aquello que pueda ayudarte a lidiar con la situación. Probablemente encontrando formas de involucrar al follonero en tu presentación, remarcando con humor sus interrupciones o llamando deliberadamente la atención del follonero con preguntas al público, etc

Las preocupaciones y otras formas de pensamientos no deseados se parecen más a un follonero que a un agresor. Es mejor lidiar con ellos que luchar contra ellos.

Mejores maneras de responder a las preocupaciones

Estas son algunas de las respuestas que mis pacientes encuentran últiles para responder a los pensamientos no deseados y a las preocupaciones excesivas:

  • "Me recuerdo que soy propens@ a preocuparme por eventos futuros, que tengo una gran imaginación, pero no una bola de cristal, y que no hay necesidad de tomarse el pensamiento en serio".
  • "Me escribo un recordatorio para preocuparme por este tema más tarde, y me involucro en alguna actividad, como el trabajo o el ejercicio físico, pero rara vez vuelvo a tratar el tema más tarde, porque pierdo el interés".

Existen muchas formas de responder a los pensamientos ansiosos, pero ¡ni siquiera te plantees evitar pensar en ellos!

Si te ha parecido útil este artículo, por favor compártelo. A cuanta más gente pueda ayudar, mejor. ¡Que tengas un día estupendo! :)

Articulos relacionados

  • Compartir

Ansiedad artículos relacionados | Blog Tu psicóloga en Palma de Mallorca