Escribe tu propio camino

Cómo ayudar a tu pareja a superar una depresión, ansiedad u otro problema de la salud mental

Blog tu psicóloga en Palma

Es difícil ver sufrir a alguien a quien amas. Por encima de todo, quieres ayudar. Pero antes de nada dejemos las cosas claras:

No puedes hacer que tu pareja mejore. No puedes obligarle a ir a terapia, ni hacer que cambie, ni puedes hacer que se recupere. La única persona que tiene el poder de hacer que tu pareja se recupere es tu pareja. Sí, puedes hacer todo lo que esté en tu mano para apoyarle y amarle, pero acepta que el resultado no depende de ti, tu pareja no va a mejorar si no pone de su parte.

Dicho esto, hay mucho que SI PUEDES hacer para ayudar.

Recuérdele constantemente que puede contar contigo para lo que necesite.

Cuando alguien está deprimido o sufre de ansiedad, tiende a actuar como si no necesitara a otras personas. Te dice que le dejes en paz. Te deja acercarte, y luego te aleja. O incluso te culpa por molestarle.

Tanto la depresión, la ansiedad, como otros problemas de la salud mental, normalmente tienen un gran efecto secundario: la vergüenza.

La vergüenza hace que una persona se aleje de los demás o que tenga un comportamiento extraño, e incluso que se pueda comportar de forma mezquina, cuando en el fondo, lo que desea es el apoyo de los demás. No para para que le digan qué hacer, sino para saber que no están sol@. Dile que no está sol@

No fuerces la conversación con tu pareja

Sí, es cierto que hablar las cosas ayuda. Pero sólo cuando la persona está lista para hablar. Tratar de manipular a tu pareja para que comparta sus problemas y sentimientos cuando todavía no está preparad@ o cuando no quiere hacerlo, hará que sea menos receptiv@ a compartir contigo sus problemas cuando realmente si quiera hablar.

Pero escúchale si quiere hablar. Dedícale toda tu atención

No le interrumpas para compartir experiencias similares, ni para darle consejos.

Saber escuchar, es dejar que la otra persona hable, permitirle hacer pausas, asentir y preguntarle lo que creas conveniente para asegurarte de que le has entendido correctamente. Y si parece apropiado, hacerle otras preguntas.

No es que no puedas compartir tus experiencias. De hecho, en una relación sana tiene que existir ese intercambio de ideas y experiencias. Es sólo que debes dejarle un espacio para hablar y compartir las suyas antes, o incluso guardarte tu experiencia para otro momento. De lo contrario, él o ella puede no sentirse escuchad@, y alejarse de ti.

No le diagnostiques

Quieres ayudar. Y quieres saber. Y sí, es posible que hayas encontrado una información estupenda en Internet y estés segur@ al 99.9% de las posibilidades que tu pareja tiene "tal" trastorno psicológico.

Pero si realmente quisiera esa información, la habría buscado directamente en internet. A parte, etiquetar a alguien le hace sentirse juzgado.

Aunque normalmente uses internet como fuente de información fiable, ten en cuenta que no eres psicólog@, y que una buena parte de la "información" en Internet es incorrecta, o hay que saber aplicarla correctamente. Haciendo un símil con medicina, conozco a más de una persona que al acudir a urgencias con lo que pensaba que era un ataque al corazón, acabó descubriendo que tenía un problema de gases.

Es posible que estés completamente equivocad@ y que tu pareja esté pasando por algo completamente distinto.

Si realmente crees que tu pareja tiene un trastorno, una opción podría ser preguntarle si ha oido hablar de ese trastorno. O mencionarle un artículo, pero sin decirle que tiene que leerlo. Si quiere saber más, ten por seguro que buscará más información, o que te preguntará al respecto.

Pero busca información.

El hecho de buscar información no es malo. De hecho es necesario.

Tanto la depresión como la ansiedad hacen que las personas actúen en modos extraños. Cuanto más te esfuerces en comprender, mejor, tanto para tu bienestar como para el de tu pareja.

Sigue disfrutando de tu vida.

Ocurre lo mismo que en un avión en el que saltan las mascarillas de emergencia. No podemos ayudar a los demás, si primero no nos ayudamos a nosotros mismos. Mantener nuestra vida funcionando bien es vital.

Si renuncias a todas tus aficiones y a tu vida social para ayudar a tu pareja a superar una depresión u otro trastorno, probablemente no acabe bien. En lugar de ser capaz de apoyar a tu pareja, es más probable que acabéis teniendo discusiones interminables, o que haga que te sientas atrapad@. Incluso podrías hacer que tu pareja se aleje de ti.

Por supuesto, sugiérele que busque ayuda, pero hazlo correctamente.

Recuerda que no eres psicólog@. No es su trabajo cuidar por completo a alguien que tiene problemas de salud mental. Tratar de hacerlo no solo puede acabar con tu relación, sino que también puede hacer que aumenten tus propios problemas.

Dicho esto, decirle a alguien en el calor de una discusión "necesitas ayuda" es una muy mala idea. Demuestra poca sensibilidad y puede empujarle a sentirse completamente rechazad@. Incluso podría llevarle a un intento de suicidio si el problema es una depresión grave.

Es muy importante hacerle saber que puede pedir ayuda para superar su problema, pero es mejor decírselo en el momento adecuado, en un momento de calma.

Existen psicólogos especializados en ansiedad, depresión, y en todo tipo de trastornos de la salud mental, que pueden ayudarle a superar su problema. La mejor opción suele ser pedir ayuda a un profesional.

Si te ha parecido útil este artículo, por favor compártelo. A cuanta más gente pueda ayudar, mejor. ¡Que tengas un día estupendo! :)

Articulos relacionados

  • Compartir

Ansiedad artículos relacionados | Blog Tu psicóloga en Palma de Mallorca

Depresión artículos relacionados | Blog Tu psicóloga en Palma de Mallorca