Discusiones de Pareja Interminables ✅Rompe el Círculo

En todas las relaciones de pareja existen momentos en los que no estamos de acuerdo. ➤El problema viene cuando nuestros desacuerdos se convierten en peleas constantes que afectan seriamente a nuestra relación.

Discusiones de Pareja constantes. Rompe el círculo vicioso.

No se trata de coincidir en todo. Se trata de aprender a expresar nuestras opiniones sin agredir a nuestra pareja. Se trata de llegar a un punto de acuerdo, o incluso de estar de acuerdo en que no estamos de acuerdo.

Pero ¿por dónde empezar? ¿Qué hacer cuando las peleas se repiten una y otra vez en nuestra relación?

Evitar Discusiones Constantes ➤ ¿Qué no hacer?

A veces, no es tanto que debes hacer, sino lo que no debes hacer en una discusión de pareja:

En lugar de escuchar lo que te dice tu pareja, estar pensando en que vas a decir tú

Una vez que comienza la discusión, a menudo estamos enfadados e interrumpimos constantemente a nuestra pareja. O peor, no escuchamos y estamos pensando más en que decir nosotros para ganar la discusión.

Reduce la velocidad y haz esa cosa mágica que a menudo todos tendemos a olvidar mientras discutimos: Escucha.

Trata de entender a tu pareja poniéndote en su lugar y centrando tu atención en lo que dice.

Usar el Pasado como arma arrojadiza

Cuando nos sentimos atrapados en una discusión con nuestra pareja y sentimos que estamos perdiendo, a menudo usamos la baza del pasado, buscando un fallo similar que nuestra pareja cometió en el pasado.

Si estáis discutiendo porque tu pareja ha olvidado tu cumpleaños, le recriminas aquella vez hace un año en que no le dió importancia a tu ascenso.

Si hay algo que todos tenemos en común, es que no podemos cambiar el pasado. Sacar a relucir el pasado durante una pelea simplemente hace que tu pareja se sienta atrapado e indefenso. Trata de centrarte en el presente, y en el problema actual. Es el único que tenéis el poder de cambiar.

Dar por supuesto las Intenciones de tu Pareja

Al pasar gran parte de tu vida con una persona, es fácil asumir que sabes siempre cuáles son sus intenciones cuando en realidad la mayoría de nosotros no tenemos tan claras nuestras intenciones.

Deja a un lado lo que creas que sabes sobre las intenciones de tu pareja. Si no lo haces, es muy posible que acabéis discutiendo.

Buscar culpables

Culpar a tu pareja trata sobre tener la razón, ganar o perder. ¿De verdad quieres que tu pareja se sienta como un perdedor? ¿Crees de verdad que el juego de la culpa va a llevaros a mejorar vuestra relación? ¿O sólo a una discusión interminable?

La vida es una cuestión de perspectivas, todos vemos las cosas de diferente modo. Deja de perder tu energía decidiendo lo que es verdad y céntrate en lo importante. Cómo podéis resolver el conflicto de pareja de una manera que os valga a ambos.

Si te escuchas usar a diestro y siniestro la palabra "mal" con tu pareja, es muy probable que hayas vuelto al juego de las culpas. Para, respira profundamente, y empieza de nuevo desde un lugar más neutral.

Escudarte en tus Sentimientos

Los sentimientos son un aviso estupendo de lo que funciona correctamente y lo que no en nuestras vidas. Los sentimientos son importantes y deben ser explorados, pero son flexibles y pueden cambiar.

El problema aparece cuando en una discusión de pareja esgrimimos nuestros sentimientos como algo que no puede cambiar y actuamos como si nosotros no tuviéramos ningún control sobre ellos. De repente somos infelices, todo es culpa de nuestra pareja, y nunca va a cambiar.

Los sentimientos no son responsabilidad de otra persona. En medio de una discusión con tu pareja acepta que tus sentimientos pueden ser complicados y que puedes necesitar tratar con ellos más tarde, admite que estos sentimientos no son hechos.

Tratad de ver cuál es el problema más allá de estos sentimientos y cómo se puede solucionar.

Usar Frases Acusatorias

Hay algunas palabras que no tienen cabida útil en una discusión, si se usan para expresar culpa. 'Siempre' y 'Nunca' son dos de estas palabras. Nos sirven como paredes, no dando a los demás ningún espacio para la negociación. Y por lo general vienen después de la palabra "tú" aunque a veces se omita.

Cuando dos personas están teniendo una discusión de pareja las frases "tú siempre" o "tú nunca" se usan para culpar a la pareja ("(Tu) Nunca me escuchas"). Si te escuchas decir este tipo de frases, para y trata de reformular las frases usando "yo" y eliminando la culpa ("(Yo) No me siento escuchada").

"Por qué" es otra forma que sirve para hacer que nuestra pareja sienta que está siendo acusada y juzgada. Durante una discusión trata mejor de hacer preguntas que comiencen con "qué" y "cómo", ya que son preguntas más abiertas:

"¿Qué podemos hacer para que dejes de gastar todo el presupuesto de la semana en un par de días?" o "¿Cómo podríamos hacer que nuestro presupuesto dure más tiempo?" suena mucho más útil que "¿Por qué te has gastado todo nuestro dinero en dos días?".

El Falso Perdón

El perdón es esencial entre dos personas que se aman, pero cuando estás en medio de una fuerte discusión decir "te perdono" rara vez refleja como te sientes.

Incluso es habitual usarlo a menudo de forma que haga que la otra persona se sienta mal. Es un "falso perdón", y viene a ser un "tú estás equivocado y yo tengo razón, pero desde mi posición de superioridad, te perdono". Guarda el perdón para más tarde, cuando ambos estéis un poco más calmados.

Utilizar Frases de Castigo

Si te das cuenta de que pasas gran parte del día diciendo a tu pareja frases que suenan como algo que le dirías a un niño travieso, es probable que estés en "modo castigo".

Algunos ejemplos de frases de castigo pueden ser:

  • "En ese caso, ve tu sólo"
  • "Perfecto, entonces no pienso ayudarte"
  • "Si eso es lo que piensas, entonces no cuentes conmigo"

La mayor parte de las veces que entramos en "modo de castigo" somos nosotros mismos los que terminamos perdiendo y saboteando algo que realmente disfrutamos, en nuestro esfuerzo de negar algo a nuestra pareja.

Evitar Discusiones Constantes ➤ ¿Qué hacer?

Usad las siguientes pautas cuanto empecéis a discutir:

Si empiezáis a sentiros irritados, Respirad

Cuando tu pareja o tú comenzáis a sentiros irritados, es el momento de hacer exactamente lo que haríais (o deberíais hacer) si estuvierais irritados con un niño pequeño: !Respirar!

Parar y respirar te da la oportunidad de darte cuenta de que tu pareja no es el enemigo. Recuerda que quieres a tu pareja y que podéis resolver esto.

Un momento de silencio mientras os miráis a los ojos puede hacer más por vuestra comunicación, de lo que podría hacer todo un muro de palabras.

Debatid siguiendo estas pautas si podéis mantener el equilibrio necesario

  • Reconoced el problema. “Me estreso cuando llegamos tarde a un lugar. Me gustaría que pudiéramos salir con tiempo de casa."
  • Escuchad el malestar de vuestra pareja. Respira. Muérdete la lengua. Ya tendrás la oportunidad de expresar tu punto de vista. Todo el mundo tiene una perspectiva válida y necesita sentirse escuchado.
  • Empatizad con el punto de vista de vuestra pareja, entender cómo se siente.
  • Expresad vuestra opinión sin culpar ni atacar.
  • Reconoced vuestra parte de culpa.
  • Si uno de los dos empieza a culpar al otro, esa es la señal para volver a la zona de seguridad. "Es molesto para los dos, pero nos queremos y podemos arreglarlo".
  • Acordad una solución para el futuro. Por ejemplo, "ponernos de acuerdo en empezar media hora antes de salir de casa y preparar todo entre los ambos”.

Si la conversación comienza a subir de tono, parad

No esperéis a que la discusión esté fuera de control. Aplazad la discusión a otro momento en que estéis más calmados y podáis llegar a una solución. En esos momentos es muy útil fijar un Tiempo Fuera y definir cuando volveréis a debatir el tema.

Si uno de los dos se siente incapaz de aplazar el tema: Escríbelo. ¡En serio! "Desacuerdo a resolver: salir de la casa con tiempo para no llegar tarde." Poned la nota en un lugar privado que hayáis acordado.

Acordad hablar de ello más tarde y estableced un momento para hacerlo.

Dejad a un lado el resentimiento

Sólo déjalo ir por ahora. Piensa "hemos acordado hablar de esto más tarde. Buscaremos soluciones, no culpables". Nota los sentimientos escondidos tras tu ira. ¿Estás enfadado por no te sientes escuchado?

Recuerda que quieres arreglar las cosas con tu pareja y la ira no te ayuda a hacerlo. Haz lo que tengas que hacer para calmarte y cambiar tu estado de ánimo, como respirar profundamente diez veces o encontrar algo por lo que estar agradecido.

Y tu pareja, ¿Se tranquilizará también? Casi siempre, pero incluso si tu pareja no se tranquila, tú podrás comunicarte mejor y las cosas cambiarán en breve.

Cuando estéis más tranquilos, tratad de resolver el problema

Cuando estéis más relajados escuchaos. Expresa tu malestar hablando de lo que sientes y de lo que puedes necesitar, en lugar de atacar a tu pareja.

  • Usa frases en primera persona. En lugar de decir: "Siempre gastas demasiado y nunca llegamos a fin de mes", intenta algo del tipo: "Me preocupa que lleguemos siempre a fin de mes sin dinero en la cuenta". Luego, invitar a tu pareja a que participe, para tratar de llegar a una solución.
  • Mantén la mente abierta y comenta lo que estás dispuesto a hacer y no solo lo que no estás dispuesto a hacer. Por ejemplo, di: "Estoy dispuesto a dejar de comer siempre fuera, y a llevar la comida ya hecha al trabajo. Esto debería ahorrarnos al menos 150 Euros al mes", en lugar de, "¡No pienso renunciar a ninguno de mis hobbies, ni pienso pasar menos tiempo con amigos para ahorrar dinero!"
  • Dedica toda tu atención a tu pareja. Dedicar a tu pareja toda tu atención puede resolver muchos problemas de falta de comunicación.
  • Intenta comprender el punto de vista de tu pareja. Ver las cosas desde el punto de vista de tu pareja puede ayudarte a desarrollar cierta empatía y ver las cosas bajo una luz diferente. Puede cambiar tus sentimientos y puede ayudarte a abordar el problema de un modo distinto.
  • Piensa antes de reaccionar. Antes de reaccionar ante tu pareja con tus hábitos habituales, toma un momento para pensar. Respira profundamente y toma la decisión de probar algo nuevo. Sonríe y responde con unas palabras amables o dale un abrazo a tu pareja. Puede marcar la diferencia entre pasar el día enfadados o disfrutar de estar juntos.
  • Recuerda que es importante y que no. Recuerda que quieres a tu pareja y que quieres solucionar el problema.

¿Qué pasa si aún así no podéis llegar a un acuerdo?

Poneos de acuerdo en que no estáis de acuerdo. No siempre tenéis que estar de acuerdo en todo, ni tenéis porque llegar a una conclusión común siempre.

------------------------------------------------------

Si a pesar de vuestros esfuerzos, vuestra relación no es capaz de progresar y tenéis la misma discusión una y otra vez, puede ser el momento de añadir una perspectiva externa. La terapia de pareja implica un profesional cualificado que crea un ambiente seguro y objetivo para la resolución de problemas de pareja. Puede ayudar con problemas de compromiso, desequilibrios de poder y problemas de intimidad entre otros problemas.

Articulos relacionados

Terapia de pareja artículos relacionados | 📖 Blog Psicóloga Palma de Mallorca