Cuándo ir al psicólogo ✅Consejos prácticos

Está comprobado científicamente, la psicoterapia funciona, pero ➤¿Cuándo es el momento de acudir al psicólogo?

Al contrario de la creencia popular, no tienes que estar loco o desesperado para ir al psicólogo. Pero tampoco es necesario ir a terapia para resolver cada obstáculo que encuentres en tu camino.

Cuándo ir al psicólogo

Pero entonces, ¿cuándo ir al psicólogo? A veces los signos son obvios, pero otras veces, no tanto...

No hay una respuesta exacta de cuando debes ir a terapia, depende de tu situación específica. De todos modos, la respuesta corta sería que es recomendable acudir al psicólogo cuando percibes que un problema te desborda, cuando tus propias soluciones no han dado resultado. Cuando el problema interfiere con tu vida cotidiana y tus amigos y familiares no son capaces de ayudarte.

Si todavía no lo tienes claro, vamos a por la respuesta larga...

¿Tu problema te crea angustia y afecta a tu día a día de forma significativa?

  • ➤¿Pasas gran parte del día preocupado por cosas que han pasado? ¿Angustiado por situaciones que crees que podrían pasar?
  • ➤¿Tienes sentimientos constantes de culpa? ¿Pensamientos recurrentes que no te dejan pensar en otra cosa?
  • ➤¿Tienes dificultades para concentrarte o para tomar decisiones?
  • ➤¿Te cuesta realizar actividades que antes hacías sin problema?
  • ➤¿Qué haces en tu día a día? ¿Ha cambiado mucho respecto a lo que solías hacer hace semanas, meses o años?
  • ➤¿Qué tal el trabajo? ¿Pasa las horas mirando el reloj esperando a salir? ¿Has faltado más al trabajo? ¿Has recibido algún reporte negativo por parte de tu jefe o de un compañero?

Casi todos los diagnósticos listados en el DSM-5 (el Manual de diagnóstico que usamos los psicólogos como referencia) implican un impacto negativo en el día a día de la persona, ya sea en su vida laboral o personal.

Si tu ansiedad, depresión, fobia, u otro problema hacen que no puedas desenvolverte bien en tu día a día en uno de estos entornos, y se prolonga durante varias semanas, es un signo de que podría ayudarte a ir al psicólogo.

No consigues resolver el problema por tus propios medios

  • ➤¿Tus propias soluciones no dan resultado?
  • ➤¿Has consultado tu problema con amigos y familiares pero no consigues superarlo?

A veces tus habilidades y recursos pueden no ser suficientes. Si has tratado diferentes aproximaciones, como tratar de solucionarlo ayudado por tu familia, amigos, leer libros de autoayuda, etc y aún así no has llegado a una solución, puede ser un indicativo de que ha llegado el momento de buscar la ayuda de un psicólogo con experiencia.

¿Has empezado a abusar de alcohol, drogas u otro tipo de adicción?

  • ➤¿Has incrementado el consumo de alcohol u otra droga?
  • ➤¿Te refugias en tus redes sociales y pasas horas delante de tu móvil?
  • ➤¿Has empezado a apostar de forma compulsiva?

Cuando las cosas se ponen difíciles, algunas personas se refugian alcohol, en otras drogas o en otro tipo de adicciones como el juego, sexo, pornografía, chequear compulsivamente Facebook arriesgándose a añadir un problema extra en su vida.

Las adicciones no son la solución al problema, sino un añadido que sólo empeora la situación. Si no eres capaz de controlar este tipo de comportamientos a pesar de las consecuencias negativas que tienen en tu vida, estaríamos hablando de una adicción o comportamiento compulsivo que requiere tratamiento, al igual que el motivo que origina esa adicción.

¿Sientes tristeza o enfado incontrolables?

  • ➤¿Pasas gran parte del día triste?
  • ➤¿Pasas el día enfadado por cosas insignificantes? ¿Tus enfados son desproporcionados?
  • ➤¿Te sientes cansado y sin energía?
  • ➤¿Te notas más agresivo de lo habitual?
  • ➤¿Lloras más de lo habitual?
  • ➤¿Llevas semanas así y no sabes cómo romper el bucle?
  • ➤¿Duermes más de lo habitual? ¿Duermes menos?
  • ➤¿Has notado un cambio notable en tu apetito? ¿Comes más de lo normal? ¿Menos?
  • ➤¿Tienes pensamientos sobre la muerte o sobre el suicidio?

La tristeza o la ira incontrolables pueden ser signos de un problema de salud mental que puede mejorar con el tratamiento. Si estás comiendo o durmiendo más o menos de lo normal, te apartas de tu familia y amigos, o simplemente te sientes "apagado", o crees que tu ira está fuera de control, habla con alguien antes de que aparezcan problemas graves que afecten tu calidad de vida. Si estos sentimientos se intensifican hasta el punto de cuestionarte si vale la pena vivir y tienes pensamientos de suicidio, busca ayuda inmediata.

¿Dejas de lado las actividades que antes disfrutabas?

  • ➤¿Has dejado tus hobbies y aquello que disfrutas de lado?
  • ➤¿Sigues realizando actividades, pero ya no disfrutas?

Muchos problemas de la salud mental hacen que te recluyas y dejes de hacer las actividades que antes disfrutabas. El caso más claro es una depresión, donde literalmente pierdes las ganas de hacer actividades y de vivir tu vida. Otro caso típico es la ansiedad, donde rehúyes todas aquellas situaciones en las que podrías pasar ansiedad, lo que podría incluir desde salir de casa hasta hablar con personas.

Hacer actividades placenteras y disfrutar es una parte importante de tu vida. Dicen que la vida son dos días, y uno pasa lloviendo. Si un problema te está impidiendo disfrutar tu vida, trata de solventarlo por ti mismo o busca la ayuda de un psicólogo

¿Afecta a tus relaciones sociales?

  • ➤¿Has dejado de quedar con familia y amigos?
  • ➤¿Al quedar con familia y amigos te sientes exhausto o ansioso y no estás cómodo? ¿Tu mente ausente pensando en otra cosa?
  • ➤Si eres padre, ¿pasas menos tiempo con tus hijos? ¿Ese tiempo es de menor calidad?
  • ➤¿Tienes menos paciencia con los que te rodean?
  • ➤¿Has perdido el interés en el sexo?

La mayoría de los problemas de la salud mental tienen un impacto negativo en las relaciones familiares, sociales, e incluso laborales, haciendo que dejes de lado tus responsabilidades y que te aísles de los demás.

Es normal que a menudo nos separemos durante cortos periodos de tiempo de familiares y amigos, pero cuando se prolonga en el tiempo, puede ser un indicativo de que tus problemas hacen que evites a las personas que quieres.

Un psicólogo puede ayudar a obtener el máximo provecho de la vida manteniéndola libre de síntomas de la depresión y otros problemas mentales.

Tu salud mental es uno de los factores más importantes a la hora de determinar la calidad de tu vida. Desafortunadamente, muchas personas sufren innecesariamente por no buscar la ayuda de un psicólogo.

Un psicólogo te puede ayudar si sufres alguno de los problemas siguientes:

  • Perdida de un ser querido, duelo

    La muerte es una parte inevitable de la vida, pero eso no la hace más fácil de tratar. Cada uno maneja la pérdida de un ser querido, ya sea un padre o una mascota, de una forma diferente. Pero evitar la realidad de la pérdida puede alargar el duelo de forma persistente. Un psicólogo puede ayudar a encontrar los medios adecuados para hacer frente a la muerte de alguien cercano.

  • Estrés y ansiedad

    Ciertos aspectos de la vida son estresantes, y muchas situaciones, desde una entrevista de trabajo a problemas de pareja pueden llevarte a un estado de ansiedad. El estrés y la ansiedad, sin el tratamiento adecuado, pueden llevar al aislamiento social, depresión, y a un problema de ansiedad generalizada. Un psicólogo puede ayudar a controlar el estrés y la ansiedad encontrando el origen o la causa de sus problemas, así darte las herramientas adecuadas para superarlas.

  • Depresión

    Sentimientos abrumadores de tristeza o desesperanza son síntomas comunes de la depresión. Aunque muchos creen que las personas pueden salir por si solos de una depresión, rara vez ocurre. La depresión es un trastorno común en que las personas pierden el interés, experimentan fatiga, y con frecuencia tienen problemas para controlar sus emociones.

  • Fobias

    Tener miedo a las alturas o a las arañas son las fobias comunes, y en muchos casos no es necesario tratar este tipo de fobias, pero algunos miedos inusuales e infundados pueden crear problemas importantes en tu vida cotidiana, y puede ser necesaria la ayuda de un psicólogo. Buscar tratamiento o no dependerá de hasta qué punto interfieran los miedos en la vida cotidiana. Por ejemplo, sitofobia (miedo de comer) puede conducir a problemas graves de salud. Pero en cambio una fobia a las serpientes puede no afectar a tu vida cotidiana.

  • Familia y Relaciones Personales

    Las relaciones, ya sean familiares, personales o de trabajo, tienen sus altibajos. Si bien pueden ser de lo mejor cosas de la vida, también pueden ser una fuente de estrés y problemas. Trabajar con un psicólogo (de forma individual o en grupo) puede ayudar a limar las arrugas que se pueden formar incluso en las relaciones más fuertes.

  • Baja Autoestima

    Todo el mundo pierde la confianza en sí mismo de vez en cuando. Reconocerlo es el primer paso en la recuperación de la autoestima. La falta de confianza en uno mismo por un período prolongado de tiempo puede hacer que seas más vulnerable a la depresión y la ansiedad. Un psicólogo puede ayudarte a mejorar tu autoestima, y a vivir la vida que quieres vivir.

  • Malos hábitos y adicciones

    Como comentaba anteriormente algunos malos hábitos como beber, el consumo de drogas o adicciones relacionadas con tu comportamiento se utilizan a menudo como vía de escape de problemas subyacentes, y pueden tener un impacto devastador en tu vida. Si ese es tu caso, te recomiendo buscar la ayuda de un profesional.

  • Mejorar el rendimiento

    Algunas de las personas de éxito alcanzan sus metas visualizándolas primero. Los atletas suelen prepararse mentalmente para una competición con la misma intensidad con la que se preparan físicamente. Otros utilizan esta técnica para prepararse de forma proactiva a los acontecimientos difíciles de la vida. Tal como te ayudaría ensayar un discurso antes de darlo, un psicólogo puede ayudarte a prepararte para los grandes eventos y te ayudará a rendir al máximo, ya se trate de los Juegos Olímpicos o simplemente de una entrevista de trabajo.

  • Trastornos Mentales

    Los trastornos mentales pueden manifestarse de diversas formas y con frecuencia están disfrazados de otra cosa. A menudo sólo pueden ser detectados y diagnosticados con la ayuda de un profesional de salud mental. Algunos trastornos mentales:

    • ➤Trastorno bipolar
    • ➤Esquizofrenia
    • ➤Depresión
    • ➤Estrés Postraumático
  • Otros

    • ➤Si tus problemas no mejoran a pesar de tus esfuerzos.
    • ➤Si has sido víctima de abuso o violencia.
    • ➤Si has estado involucrado en un incidente traumático.
    • ➤Tienes problemas de juego.
    • ➤Si sientes que no puedes superar una separación, un divorcio, la pérdida de tu trabajo, u otro tipo de situación.
    • ➤Tienes un trastorno de la alimentación (anorexia, bulimia..).
    • ➤Si sufres de dolor crónico y/o enfermedad crónica.
    • ➤Si te enfrentas a un cambio importante en tu vida y sientes que no estás preparad@.
    • ➤Si no estás contento con tu vida, y deseas cambiarla, pero no sabes qué cambiar o cómo cambiar.

Para algunas personas tomar la decisión de buscar la ayuda de un psicólogo es difícil. Si sientes que tu problema te sobrepasa, pero sigues sin estar seguro acerca de si debes buscar ayuda, considera lo siguiente:

  • No estás sol@, los problemas emocionales, conductuales e interpersonales son muy comunes.
  • Ignorar tus problemas no es una buena solución. Lo más probable es que no desaparezcan por si solos. De hecho, con frecuencia empeoran con el tiempo y son más difíciles de tratar.
  • Si crees que puedes manejar el problema por tu cuenta y que no necesitas la ayuda de un psicólogo, pregúntate lo siguiente… ¿Cuánto tiempo llevas tratando de superar el problema por tu cuenta? ¿Han cambiado las cosas? ¿Cuánto tiempo has perdido ya? Si han pasado ya algunos meses te recomiendo que busques ayuda.
  • No te aísles de los demás ni dejes de hacer las cosas que te gustan. No te arriesgues a romper la relación son tus seres más queridos. No te arriesgues a perder tu trabajo.
  • La mayoría de los problemas tienen tratamiento y son más comunes de lo que piensas. Pedir ayuda es lo más inteligente. La intervención temprana puede ayudarte a evitar sufrimiento innecesario y evitar el desarrollo de problemas más serios a largo plazo.

Haz caso a tu instinto

➤Si no te sientes bien con tu vida, y crees que la situación te supera, acude a un psicólogo con la experiencia adecuada en problemas similares al que estás sufriendo.

➤Si tu instinto te dice que puedes solucionar el problema por tus propios medios, inténtalo. Pero si ves que pasa el tiempo y no notas mejoría, vuelve a plantearte la opción de ir a un psicólogo. Esta vida son dos días, no pases uno sufriendo.

Siempre puedes probar una sesión de terapia

Muchos psicólogos ofrecen la primera sesión de terapia de forma gratuita o mitad de precio. En esta primera sesión, un psicólogo puede orientarte acerca de si vale la pena que acudas a terapia.

Tu salud mental es tan importante como tu salud física. Si tienes un problema que afecta a tu vida cotidiana, es recomendable que busques la ayuda de un profesional, igual que lo harías si tuvieras cáncer, un hueso roto o incluso migrañas.

Artículos relacionados

  • Compartir