Mitos sobre la depresión

A pesar de ser uno de los problemas de la salud mental más habituales, todavía existen muchos mitos erróneos acerca de la depresión.

Mitos acerca de la depresión

Estos malentendidos contribuyen al estigma social que existe en torno a la depresión, haciendo que muchos de los afectados se nieguen a hablar de sus síntomas o incluso a buscar ayuda.

En este artículo te hablaré de los mitos más comunes sobre la depresión y cuál es la realidad que se esconde tras ellos.

Mito 1 sobre la depresión: Todo está en tu cabeza.

La depresión es en realidad un trastorno psicológico, biológico y social. Una enfermedad crónica que requiere tratamiento. Una persona deprimida, no puede simplemente decidir apagar su depresión y volver a su vida normal.

En cierto modo si está en tu cabeza, pero no en el modo en que se cree. Los expertos apuntan a que se debe a un desequilibrio en las sustancias químicas del cerebro. Hoy en día sigue sin estar completamente claro cual es su origen, pero se sabe que algunos factores genéticos y biológicos juegan un papel muy importante en su desarrollo.

Mito 2: Estar deprimido es un signo de debilidad.

La depresión no está relacionada con tu fuerza de voluntad, sino que es una enfermedad seria como el asma o la diabetes. Algunas personas piensan erróneamente que ocurre cuando "te dejas caer en las garras de la tristeza y la melancolía", y que puede ser curada a base de pensamientos positivos y un cambio de actitud.

Es cierto que una actitud mental adecuada ayuda en el tratamiento de la depresión. Sin embargo, simplemente querer que la depresión desaparezca es tan efectivo como querer que la diabetes desparezca.

Mito 3: La depresión es temporal y desaparece por si sola

Es muy poco probable que tu depresión desaparezca por si sola. Algunas personas son capaces de superar su depresión sin tratamiento, pero se trata de excepciones contadas. Si no recibes el tratamiento adecuado, lo normal es que tu depresión dure meses o incluso años, y que sufras recaídas constantes.

Con el tiempo, puede derivar en suicidio, lo que aumenta la importancia de buscar ayuda para prevenir que los síntomas de la depresión empeoren. La buena noticia es que la gran mayoría de personas se recuperan tras recibir tratamiento.

Mito 4: Te deprimes sólo si algo malo ocurre en tu vida

Un cambio de vida, la pérdida de un ser querido, o incluso suspender un examen pueden despertar la tristeza en cualquiera, pero estar deprimido no es lo mismo que estar triste.

Un evento traumático puede propiciar que desarrolles depresión, pero no suele ser la única causa. Existen factores genéticos, puede producirse como efecto secundario de una medicina, por un problema hormonal, por el abuso de alcohol o drogas, e incluso puede aparecer sin ninguna razón clara, cuando todo parece ir bien en tu vida.

Mito 5: Los antidepresivos son el único modo de curar la depresión

La medicación es sólo una de las opciones para tratar la depresión. La terapia psicológica es otra opción de tratamiento, y suele aplicarse conjuntamente con cambios en tu estilo de vida. Cada persona puede responder mejor a un tipo específico de tratamiento, pero por lo general el acertamiento más efectivo a largo plazo es la terapia psicológica, combinada con antidepresivos para los casos más graves.

Dentro de los tratamientos psicológicos, la Terapia Cognitivo Conductual ha demostrado ser especialmente efectiva.

Mito 6: Una persona con depresión simplemente siente lástima de sí misma

No es cierto. Muchos grandes hombres y mujeres de nuestra historia, como Churchill, Darwin, Abraham Lincoln, Virginia Woolf, Martin Luther King o Beethoven se sabe que sufrieron depresión. No eran el tipo de personas que se sentaban a sentir lástima de si mismos.

Mito 7: Nada se puede hacer para curar la depresión

Por desgracia, en la sociedad de hoy en día, donde estamos siempre en movimiento, tenemos en todo momento un sitio al que ir y algo que hacer, podemos sentir que nada se puede hacer con la depresión. En efecto, en muchas ocasiones, simplemente no estamos dispuestos a tomarnos el tiempo para tratar la depresión.

El mito de que nada se puede hacer sobre la depresión demuestra ser falso ya que la gran mayoría de trastornos depresivos mejoran con tratamiento.

Mito 8: La depresión no afecta a los niños o adolescentes, es sólo una parte del proceso de crecimiento.

Hecho: Cualquier persona de cualquier edad, cualquier grupo étnico o social, ya sea hombre o mujer, puede sufrir depresión.

Lamentablemente 1 de cada 33 niños y 1 de cada 8 adolescentes se estima que sufren de depresión en un momento dado. Esto difiere de los cambios en el estado de ánimo y el cuerpo que normalmente se esperaría ver alrededor de la pubertad. A los niños y a los adolescentes a menudo les resulta difícil expresar sus sentimientos, por lo que es esencial que puedan acceder a un tratamiento psicológico adecuado.

Existen varios mitos sobre la depresión, y este artículo he tocado los más importantes. Una cosa para recordar es que tener depresión no significa que estés loco o seas débil, y que encontrar el coraje de comenzar el tratamiento es quizás el paso más decisivo en el camino hacia la recuperación.

Artículos relacionados

Esta web usa cookies, puedes ver la política de cookies, aquí -
Política de cookies +