Elige tu propio camino

Causas de la Ira ▷ ¿Por qué te enfadas?

La ira es una emoción normal y sana. ➤ Pero cuando escapa a tu control se vuelve destructiva y te puede ocasionar problemas en el trabajo, en tus relaciones personales y empeorar notablemente tu calidad general de tu vida, y la de los que te rodean.

Causas de  la ira

¿Por qué me enfado?

Los sentimientos de ira surgen debido a la forma en que interpretamos la realidad.

Cada persona puede enfadarse por razones distintas, pero existen algunas situaciones comunes en las que nos sentimos:

  • Amenazados o atacados por los demás
  • Frustrados e impotentes
  • Que no nos entienden y que somos tratados injustamente
  • Que los demás no validaran nuestros motivos, argumentos o emociones

No todos interpretamos las situaciones del mismo modo, lo hace que tu te enfades puede no despertar la ira en otras personas. Podemos sentirnos molestos y heridos, en situaciones que otros catalogarían como divertidas.

La forma en que interpretas y reaccionas ante una situación que activa tu ira suele depender de:

Tanto si tu ira se debe a algo que ocurrió en el pasado, como si se debe a algo que está ocurriendo ahora mismo, entender cómo y por qué reaccionas e interpretas con ira la situación puede ayudarte a aprender a manejar mejor tus emociones.

Tu infancia y tu educación

La forma en que aprendemos a hacer frente a los sentimientos de ira está a menudo influenciada por nuestra educación. Muchas personas reciben mensajes erróneos sobre la ira cuando son niños, lo que puede hacer que sea más difícil manejarla cuando son adultos. Por ejemplo:

  • Es posible que de niño hayas aprendido que está bien responder de forma agresiva o violenta, y que por ello no aprendieras a entender y manejar tus sentimientos de ira, lo que puede llevarte a tener explosiones de ira cada vez que no te gusta la forma en que alguien se comporta contigo, o cada vez que estás en una situación que no te gusta.
  • Puede que te hayan educado en la creencia de que no debes quejarte, y puede que te hayan castigado por expresar tu ira de niño. Esto puede llevarte a reprimir tu ira y lo que acaba siendo un problema a largo plazo, donde reaccionas de forma inapropiada a nuevas situaciones con las que no te sientes cómodo. Si sientes no que puedes liberar su enfado de una forma saludable, puedes acabar acumulando tu enfado en tu interior hasta explotar.
  • Es posible que hayas crecido en un ambiente en el que la ira de tus padres o de otros adultos estaba siempre fuera de control, y hayas aprendido a pensar que la ira es algo que se debe esconder. Esto podría llevarte a tener miedo de tu propia ira y no sentirte seguro expresando tus sentimientos cuando una situación te hace enfadarte. Esos sentimientos podrían salir a la superficie en otro momento en el que no entiendes porque sientes ira.

Experiencias pasadas

Si has experimentado situaciones traumáticas, por ejemplo un abuso o bullying (ya sea como niño o más recientemente como adulto), y no fuiste capaz de expresar tu ira adecuadamente en ese momento, es posible que todavía estés lidiando con esos sentimientos de ira.

A veces tus sentimientos de ira pueden no sólo deberse a la situación actual, sino que están también relacionados con una experiencia pasada.

Ser consciente de los motivos de tu ira puede ayudarte a encontrar formas practicas y útiles de responder ante las situaciones que te enfadan.

Circunstancias actuales

Si actualmente estás lidiando varios problemas a la vez, o incluso si sufres estrés, es posible que te enfades fácilmente, o incluso que sientas ira por situaciones que no tienen relevancia.

Los ejercicios de respiración son muy útiles para controlar ira en momentos de estrés. Tomate un momento para concentrarte en tu respiración y calma tus emociones.

La ira también puede ser provocada por el duelo. Si has perdido a alguien importante para ti, puede que te sea difícil lidiar con todas las emociones que sientes.

Si has perdido a un ser querido, la negación, la ira, la tristeza y el dolor fases normales del duelo, que suelen desaparecer en el tiempo, llegando a durar normalmente hasta 6 meses o un año

Artículos relacionados


Control de la ira artículos relacionados | 📖 Blog Psicóloga Palma de Mallorca