Elige tu propio camino

Ira, como influye en las personas

La ira es una emoción poderosa. Si no la manejas adecuadamente, puede tener resultados destructivos tanto para ti, como para tus seres queridos.

controlar la ira

Si alguna vez has perdido el control, seguro que ya tienes una idea aproximada de como tu ira afecta a los demás. El llanto de tu pareja o familiar, y un silencio que quema suelen ser las primeras reacciones.

Pero los problemas de ira también pueden tener efectos en tu vida y a la de los demás en modos menos obvios.

Como influye la ira en las demás personas

Tu ira no sólo te afecta a ti, sino que también influye negativamente en las personas que te rodean, ya sean amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Como mínimo, puede hacer que las personas se sientan molestas, intimidadas, enfadadas o asustadas, pudiendo experimentar muchas otras emociones desagradables.

¿Pagas tu enfado y tu ira con tu pareja? Atacar a tu pareja ya sea emocional o físicamente, puede tener un efecto extremadamente negativo en su bienestar.

Resolver conflictos con enfado, gritos y violencia sienta un precedente muy poco saludable para tu relación, eliminando la posibilidad de tener una comunicación abierta y de confianza.

Y lo peor de todo, es que corres el riesgo de alejar a tu pareja y a las personas que quieres.

Pero si sientes que la ira saca lo peor de ti, el simple hecho de darte cuenta es el primer paso para cambiar.

Ira como te afecta a ti

Es cierto que la ira descontrolada puede conducir a discusiones, peleas, amenazas, agresiones y autolesiones. Pero si la sabes gestionar bien, puede ser una emoción útil que te motive a hacer cambios positivos.

Los efectos físicos de la ira

La ira desencadena la respuesta de "lucha o huida" en el cuerpo. Otras emociones que desencadenan la misma reacción incluyen el miedo, el nerviosismo y la ansiedad.

En todos estos casos, las glándulas suprarrenales inundan el cuerpo con hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol.

El cerebro desvía la sangre desde el intestino y la dirige hacia los músculos, en preparación para el esfuerzo físico. El ritmo cardíaco, la presión arterial y el ritmo de respiración se incrementan, la temperatura del cuerpo se eleva y la piel transpira. La mente se mantiene "afilada y enfocada".

Consecuencias de la ira en tu salud

El flujo constante de sustancias químicas del estrés y los cambios metabólicos asociados a la ira recurrente no controlada con el tiempo pueden causar daño a muchos sistemas diferentes del cuerpo.

Algunos de los problemas de salud a corto y largo plazo que se han vinculado a la ira no controlada incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Problemas digestivos, como dolor abdominal
  • Insomnio
  • Aumento de la ansiedad
  • Depresión
  • Alta presión sanguínea
  • Problemas de la piel, como eczema
  • Ataques al corazón
  • Problemas cerebrovasculares.

Formas que no ayudan a hacer frente a la ira

Muchas personas expresan su enfado de maneras inapropiadas y perjudiciales, incluyendo:

  • Explosiones de ira: algunas personas tienen muy poco control sobre su ira y tienden a explotar en arrebatos. Las explosiones de ira pueden llevar al abuso físico y a la violencia. Una persona que no controla su temperamento puede aislarse de su familia y amigos. Algunas de estas personas tienen baja autoestima, y usan su ira como una forma de manipular a los demás y sentirse poderosos.
  • Reprimir la ira: algunas personas consideran que la ira es una emoción inadecuada y optan por suprimirla. Sin embargo, la ira reprimida, a menudo se convierte en depresión y ansiedad. Algunas de estas personas expresan su ira reprimida con personas que no tienen nada que ver con el motivo de la ira, como por ejemplo con sus hijos o mascotas.

Expresar la ira de una manera saludable

Algunas sugerencias sobre la forma de expresar tu ira de forma más sana incluyen:

  • Si te sientes fuera de control, aléjate de la situación temporalmente, hasta que tu ira disminuya.
  • Reconoce y acepta la emoción como algo normal y parte de la vida.
  • Trata de identificar las razones exactas por las que te sientes enfadado.
  • Una vez que hayas identificado el problema, considera dar con diferentes estrategias para remediar la situación.
  • Haz algo de ejercicio físico, como salir a correr o practicar otro tipo de deporte.

Sugerencias para el manejo de la ira a largo plazo

Cambiar el modo en que expresas tu ira puede llevar un tiempo. Algunas sugerencias son:

  • Mantén un diario de tus arrebatos de ira, para tratar de entender cómo y por qué te enojas.
  • Considera la posibilidad de entrenar tu asertividad, o aprende acerca de las técnicas de resolución de conflictos.
  • Aprenda técnicas de relajación, como la meditación o el yoga.
  • Acude a un psicólogo si todavía te sientes enfadado por hechos ocurridos en el pasado.
  • Hacer ejercicio regularmente.

Beneficios del ejercicio regular en el estado de ánimo

Las personas que están estresadas son más propensas a experimentar ira. Numerosos estudios internacionales han demostrado que el ejercicio regular puede mejorar el estado de ánimo y reducir los niveles de estrés.

Esto puede deberse a que el ejercicio físico consume sustancias químicas del estrés, y también aumenta la producción de neurotransmisores que regulan el estado de ánimo en el cerebro, incluyendo las endorfinas y las catecolaminas.

Enseñar a los niños cómo expresar la ira

Expresar el enfado adecuadamente es un comportamiento aprendido. Algunas sugerencias para ayudar a tu hijo a lidiar con la expresión de su enfado:

  • Predica con el ejemplo.
  • Hazle saber que la ira es natural y debe expresarse adecuadamente.
  • Trata los sentimientos de tu hijo con respeto.
  • Enséñale habilidades de resolución de problemas prácticos.
  • Fomenta la comunicación abierta y honesta en el hogar.
  • Permítale expresar su ira de manera apropiada.
  • Explícale la diferencia entre la agredir a alguien y estar enfadado.
  • Sanciona la agresión o la violencia, pero no la ira expresada de manera apropiada.
  • Enseñe a tu hijo diferentes maneras de calmarse ellos mismos.

¿Cómo aprender a controlar tu ira?

La forma más fácil y eficaz para aprender controlar tu ira y tus enfados es acudiendo a un psicólogo especializado en el control de la ira. En su consulta te enseñará técnicas de relajación y estrategias para poder responder de una forma más asertiva y calmada.

No se trata de que no expresar tu malestar, sino de hacerlo de un modo que no afecte tan negativamente a las demás personas y a tu vida cotidiana.

Es importante recordar

  • Los efectos a largo plazo de la ira incontrolada incluyen entre otros ansiedad, depresión, presión arterial alta y dolor de cabeza.
  • Las estrategias a largo plazo para el manejo de la ira incluyen ejercicio regular y aprendizaje de técnicas de relajación.
  • Recuerda que la ira es una emoción positiva y útil, si se expresa correctamente.

Artículos relacionados


Control de la ira artículos relacionados | 📖 Blog Psicóloga Palma de Mallorca