Ansiedad o estrés

➤Cómo diferenciarlos y por que es Importante

¿Ansiedad o estrés? A menudo usamos ambos como si fueran sinónimos, ya que tienen síntomas físicos muy parecidos. Pero ansiedad y estrés son diferentes e identificar cual padeces es uno de los pasos más importantes para saber cómo recuperar el equilibrio en tu vida.

¿Ansiedad o Estres? Ambos tienen síntomas muy similares, pero no son lo mismo

Ambos son parte del ser humano, y pueden tener un impacto muy negativo en nuestra vida cotidiana e incluso llevarnos a padecer depresión si perduran en el tiempo.

El estrés está relacionado con la misma respuesta de lucha o huida de la ansiedad y las reacciones físicas de ambos son muy similares. Entonces ¿Cómo saber si padeces ansiedad o estrés? ¿O si padeces ambos?

Diferencias entre estrés y ansiedad

Estrés y ansiedad están íntimamente relacionados e incluso es habitual que una situación de mucho estrés te pueda generar ansiedad. Pero ambos términos no son lo mismo. Las diferencias principales son las siguientes:

El estrés suele estar relacionado con el presente y la ansiedad con el futuro

➤El estrés suele deberse a un suceso que ocurre en el presente, una demanda del medio. Por ejemplo los exámenes de fin de curso, o tener muchas tareas que hacer en nuestra vida privada o laboral. Sentimos estrés mientras hacemos lo necesario para cumplir con las demandas que aparecen en nuestras vidas.

➤En cambio la ansiedad se centra más en el futuro, te preocupas que podría pasar y tienes miedo a las posibles consecuencias, centrándote en cómo te sientes. ¿Y si se me acumulan las tareas y no doy nunca a basto?

El estrés suele tener un origen externo y el de la ansiedad es interno

El estrés se focaliza más en causas externas de una situación que nos resultan difícil de digerir, como por ejemplo una fecha límite para entregar un proyecto, llegar tarde a una reunión importante por culpa del tráfico o un nuevo puesto de trabajo que requiere muchas horas de trabajo y para el que no estás preparado.

En cambio cuando se trata de ansiedad, el origen es interno y no siempre está tan claro que la ha generado. Se focaliza en nuestras preocupaciones y nuestros miedos ya sean relativos a una amenaza real o imaginaria, o incluso en ocasiones puede ser generada porque anticipamos que vamos a tener ansiedad.

Por otro lado, el estrés puede llevarte a sufrir ansiedad, por ejemplo pensar ¿y si no llego a tiempo a la reunión y me despiden? ¿Y si no estoy a la altura del nuevo trabajo y lo hago todo mal?

➤El estrés es relativo a la experiencia de estar bajo presión, mientras que la ansiedad está relacionada con nuestros pensamientos acerca de esa experiencia.

A efectos prácticos, el estrés puede ser manejado de una forma mucho más directa, por ejemplo delegando trabajo, recibiendo la formación adecuada, aprendiendo las habilidades necesarias o incluso cambiando de trabajo.

El estrés suele desaparecer tras finalizar el motivo que la originó

Cuando estamos estresados, a menudo sabemos que nos ha estresado, y los síntomas del estrés a menudo desaparecen una vez acabada la situación estresante.

En cambio la ansiedad puede permanecer más mucho tiempo, a pesar de que el elemento que la activó haya acabado. Por ejemplo la ansiedad despertada por pensar que no estás preparado para tu trabajo actual podría no desaparecer cambiando de trabajo, sino que podrías temer no estar a la altura del nuevo trabajo aunque estés sobrádamente preparado.

La ansiedad puede ser activada por estrés, pero una vez desaparece el elemento estresante, si la ansiedad permanece debe ser tratada por separado, más que como un producto del estrés.

➤No se puede tratar un trastorno de ansiedad sólo yéndote de vacaciones a un spa.

La ansiedad supone preocupaciones y miedo innecesarios

La ansiedad no siempre está relacionada con el mundo exterior, sino más bien con el mundo tal y como lo modelamos en nuestra cabeza. La misma experiencia vivida por dos personas puede generar ansiedad sólo en una de ellas.

Un ejemplo simple pero claro puede ser una araña. Si en tu mundo interior una araña equivale a una amenaza letal, por inofensiva que sea, puede provocarte mucho miedo y ansiedad.

➤Si el temor y la preocupación son desproporcionados respecto al elemento causante se trata de ansiedad.

Por ejemplo si te quedas sin trabajo y te preocupa no poder pagar el alquiler normalmente se trata de un síntoma provocado por el estrés. Pero si tienes trabajo estable y una fortuna en el banco el mismo pensamiento probablemente sea un síntoma de ansiedad.

Conclusión ▷Estrés o Ansiedad

Aunque a menudo es difícil saber si padecemos ansiedad o estrés (o incluso ambos), es importante conocer la diferencia, ya que la forma de tratarlos es distinta:

  • Si padeces estrés puedes aprender habilidades para lidiar con las situaciones y momentos estresantes, mejorar las condiciones y recursos en tu puesto de trabajo, o hacer un cambio en tu ritmo de vida.
  • Si padeces ansiedad es útil aprender a lidiar con tus pensamientos y reacciones ante los desafíos de la vida. En estos casos identificar tus pensamientos ansiosos y reemplazarlos por otros más prácticos y realistas puede ser vital.

➤Todos padecemos estrés y ansiedad en algún momento de nuestras vidas, pero si los síntomas se cronifican y no desaparecen con el tiempo derivando en un trastorno, si acaban dirigiendo tu vida y no eres capaz de lidiar con ellos por ti mismo, un psicólogo con experiencia en estrés y ansiedad puede ayudarte.

Artículos relacionados

Ansiedad artículos relacionados | 📖 Blog Psicóloga Palma de Mallorca