Escribe tu propio camino

Conflictos de Pareja ¿Os peleáis siempre por los mismos motivos?

Blog Tu Psicóloga en Palma

A menudo, en las relaciones y en el matrimonio podemos encontrarnos que repetimos con nuestra pareja la misma discusión una y otra vez. Es como si pensáramos que cuanto más luchemos por algo, aumentarán nuestras posibilidades de encontrar una solución, pero en vez de ello terminamos agotados y distanciados de la misma persona a la que en realidad queremos tener junto a nosotros.

Conflictos de Pareja. Mejorar la comunicación.

Entonces, ¿qué debemos hacer cuando un conflicto se repite una y otra vez en nuestra relación? En realidad es mas importante lo que no debemos hacer en nuestra relación de pareja:

  1. El Muro de las Palabras.

    Una vez que comienza la discusión, interrumpimos y hacemos todo lo posible para que prevalezca nuestra opinión cuanto antes. Pero, ¿Cuál es la prisa? Reduce la velocidad y haz esa cosa mágica que a menudo todos tendemos a olvidar cuando discutimos: Escucha.

    Y escucha de verdad. No dejes que lo que dice tu pareja te pase desapercibido mientras te centras en lo próximo que vas a decir para rebatir sus palabras. Trata de entender a tu pareja poniéndote en su lugar y centrando tu atención en lo que dice. Te sorprenderás de lo mucho que puedes entender cuando no tratas simplemente de rebatir sus palabras. Cuando tu pareja acabe de decirte lo que quiere decir, en lugar de saltar de inmediato para continuar la discusión, deja pasar un instante de silencio. Os dará la oportunidad de respirar, sopesar las palabras y en muchos casos un momento de silencio mientras os miráis a los ojos puede hacer más por vuestra comunicación, de lo que podría hacer todo un muro de palabras.

  2. El Pasado.

    Cuando te sientes atrapad@ en una discusión con tu pareja y sientes que estás perdiendo, usas la baza del pasado, buscando un fallo similar que tu pareja cometió en el pasado. Por ejemplo, si estás molesto porque no te ha felicitado por un algo reciente relacionado con el trabajo, comentas aquella vez hace un año en que no parecía dar importancia a que te dieran un ascenso. Podemos repetir este comportamiento cada vez que nos peleamos, haciendo una montaña de un grano de arena, hasta que lo que fue en realidad un tema sin importancia se convierte en un problema enorme que abarca toda nuestra relación.

    Si hay una cosa que todos tenemos en común, es que no podemos cambiar el pasado. Sacar a relucir el pasado durante una pelea simplemente hace que tu pareja se sienta atrapad@ e indefens@. Trata de centrarte en el presente, y en el problema actual. Es el único que tenéis el poder de cambiar.

  3. Dar por supuesto las Intenciones de tu Pareja.

    Cuando has pasado gran parte de tu vida con una persona, es fácil asumir que sabes siempre cuáles son sus intenciones.

    La verdad es que la mayoría de nosotros no tenemos unas intenciones tan claras, o si son claras suelen ser sobre nosotros mismo, no sobre los demás. Deja a un lado lo que creas que sabes sobre las intenciones de tu pareja, ya que es poco probable que sepas lo que ellos todavía no tienen claro. Si no lo haces, es muy posible que acabéis discutiendo.

  4. El juego de la culpa.

    Una relación sólo puede funcionar si compartís la responsabilidad. En cambio culpar a tu pareja trata sobre tener la razón, ganar y perder. ¿De verdad quieres que tu pareja se sienta como un perdedor o perdedora? ¿Crees de verdad que el juego de la culpa va a llevaros a mejorar vuestra confianza y entendimiento? ¿O sólo a una discusión interminable?

    La vida es una cuestión de perspectivas, todos vemos las cosas de diferente modo. Deja de perder tu energía decidiendo lo que es verdad y céntrate en lo que es importante, que es cómo podéis resolver el conflicto de pareja de una manera que os valga a ambos.

    Si te escuchas usar a diestro y siniestro la palabra mal con tu pareja, es muy probable que hayas vuelto al juego de las culpas. Para, respira profundamente, y empieza de nuevo desde un lugar más neutral.

  5. Sentimientos.

    Los sentimientos son un aviso estupendo de lo que funciona correctamente y lo que no en nuestras vidas. Los sentimientos son importantes y deben ser explorados, pero son flexibles y pueden cambiar. El problema aparece cuando en una discusión de pareja esgrimimos esos mismos sentimientos como completamente inflexibles y actuamos como si nosotros no tuviéramos ningún control sobre ellos. De repente somos infelices, todo es culpa de nuestra pareja, y nunca va a cambiar.

    Los sentimientos no son responsabilidad de otra persona. En medio de una discusión con tu pareja acepta que tus sentimientos pueden ser complicados y que puedes necesitar tratar con ellos más tarde, admite que estos sentimientos no son hechos, y luego tratar de ver cuál es el problema más allá de estos sentimientos y cómo se puede solucionar.

  6. Frases acusatorias.

    Hay algunas palabras que no tienen cabida útil en una discusión, si se usan para expresar culpa. 'Siempre' y 'Nunca' son dos de estas palabras. Nos sirven como paredes, no dando a los demás ningún espacio para la negociación. Y por lo general vienen después de la palabra "tú" aunque a veces se omita. Cuando dos personas están teniendo una discusión de pareja las frases "tu siempre" o "tu nunca" se usan para culpar a la pareja "(Tu) Nunca me escuchas". Si te escuchas decir este tipo de frases, para y trata de reformular las frases usando "yo" y eliminando la culpa. "(Yo) No me siento escuchada".

    "Por qué" es otra forma que sirve para hacer que nuestra pareja sienta que está siendo acusada y juzgada. Durante una discusión trata mejor de hacer preguntas que comiencen con "qué" y "cómo", ya que son preguntas más abiertas. "¿Qué podemos hacer para que dejes de gastar todo el presupuesto de la semana en un par de días?" o "¿Cómo podríamos hacer que nuestro presupuesto dure más tiempo?" suena mucho más útil que "¿Por qué gastas todo nuestro dinero en un par de días?".

  7. Falso Perdón

    El perdón es esencial entre dos personas que se aman, pero cuando estamos en medio de una fuerte discusión decir 'te perdono' rara vez es cómo nos sentimos realmente, y se dice a menudo de forma que haga que la otra persona se sienta mal. Es un "falso perdón", y viene a ser un "estás equivocad@ y yo tengo razón, pero desde mi posición de superioridad, te perdono". Guarda el perdón para más tarde, cuando ambos estéis un poco más calmados.

  8. Frases de castigo

    Si te das cuenta de que le estás diciendo a tu pareja frases que suenan como algo que le dirías a un niño travieso, es probable que estés en "modo castigo". Algunos ejemplos de frases de castigo pueden ser: "Bien, entonces no cocinaré para ti durante el resto de la semana" o "Si ese es el caso, ve tu sólo". La mayor parte de las veces que entramos en "modo de castigo" somos nosotros mismos los que terminamos perdiendo y saboteando algo que realmente disfrutamos, en nuestro esfuerzo de negar algo a nuestra pareja.

  9. Sentimiento de que todo es inútil.

    Las discusiones son una oportunidad de crecimiento de la pareja. Cuando sois capaces de resolver conflictos de pareja se genera confianza y seguridad. Así que no introduzcas una energía derrotista a la conversación, pero si una actitud de esperanza e interés en el fortalecimiento de lo que tiene lugar.

------------------------------------------------------

Si a pesar de vuestros esfuerzos, vuestra relación no es capaz de progresar y tenéis la misma discusión una y otra vez, puede ser el momento de añadir una perspectiva externa. La terapia de pareja implica un profesional cualificado que crea un ambiente seguro y objetivo para la resolución de problemas de pareja. Puede ayudar con problemas de compromiso, desequilibrios de poder y problemas de intimidad entre otros problemas.

Si te ha parecido útil este artículo, por favor compártelo. A cuanta más gente pueda ayudar, mejor. ¡Que tengas un día estupendo! :)

Articulos relacionados

  • Compartir

Terapia de pareja artículos relacionados | Blog Tu psicóloga en Palma de Mallorca