¿Por qué me siento culpable por todo?

➤Me siento culpable por algo que hice
➤Me siento culpable por algo que estoy haciendo
➤Me siento culpable por algo que voy a hacer
Me siento culpable por todo

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo?

La culpa, en términos evolutivos, es la forma en que nuestro cerebro se asegurara de que no tengamos una conducta que pueda marginarnos del resto de la tribu.

Pero ¿qué pasa cuando la culpa inunda tus pensamientos y no te deja centrarte en nada más, cuando te sientes culpable por todo lo que haces o incluso por lo que no haces?

En este artículo te explicaré la función que cumple la culpa en nuestras vidas, por qué algunas personas se sienten culpables todo el tiempo, qué problemas psicológicos están relacionados con la culpa, y cómo dejar de sentirte culpable por todo.

¡Empezamos!

¿Cuál es la función de la culpa?

La función de la culpa, es que reconozcamos nuestros propios errores para poder subsanarlos, o para poder al menos cambiar nuestra conducta futura y así evitar repetir un error.

La culpa también nos ayuda a no transgredir ciertas normas sociales, y nos sirve de aviso para prevenir errores que podrían tener graves consecuencias.

¿Y si me siento culpable por todo?

No es malo sentirse culpable por nuestros errores, pero sí lo es culparse constantemente por todo. Mina tu autoestima y puede impedirte vivir una vida plena.

Este tipo de "complejo de culpa" sucede cuando nos sentimos culpables incluso cuando no estamos seguros de haber hecho algo malo, e incluye entre otros:

  • Preocuparte constantemente por haber podido molestar a los demás.
  • Analizar siempre si podrías haber hecho las cosas mejor.
  • Necesidad de reconociento o aprobacion constante.
  • Perfeccionismo, si no está perfecto no está bien, y es tu culpa.
  • Sentirte culpable por cosas que no dependen de ti o simplemente por tener malos pensamientos.
  • Sentirte responsable si otras personas están de mal humor.
  • Usar a menudo frases del tipo "debería haber..." o "podría haber..."
  • Tener expectativas demasiado elevadas y culparte cuando no las cumples.
  • Temor a sentirte mala persona
  • Dejar que un pequeño detalle se convierta en un día de intensa autocrítica.
  • Pensar que mereces sentirte mal.
  • Pasar rápidamente de la culpa a la vergüenza (no sólo por lo que hayas podido hacer, sino también por lo que eres).
  • Una creencia constante de que si las cosas no van bien, de alguna manera se debe a algo que has dicho o hecho. O a algo que no has hecho.

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo?

Antiguamente, Freud creía que nos sentimos constantemente culpables debido a que nos sentimos atraídos por uno de nuestros progenitores. Afortunadamente, la psicología ha avanzado...

El enfoque actual de la psicología moderna ve la culpa como derivado de un conjunto de creencias negativas que te llevan a ver incorrectamente la vida a través de creencias del tipo "Hago sufrir a la gente", o "Hago mal las cosas". ¿De dónde sacas estas ideas tan negativas de ti mismo y del mundo? La respuesta es que estás "condicionado", es decir, las aprendes desde pequeño.

La culpa puede ser un comportamiento que aprendes por imitación. Por ejemplo algo que copiaste de niño del comportamiento de tus padres. Pero un complejo de culpa también puede provenir como reacción al comportamiento de los demas, o incluso como respuesta a un evento traumático.

Culpa aprendida en la infancia

Un niño, en ocasiones no puede percibir los problemas con la perspectiva que suelen proporcionar los años. Por ello, si su padre o madre no están bien (por ejemplo son inestables, están deprimidos, o sufren una adicción), al no entender la situación, el niño puede llegar a pensar que de alguna manera todo es culpa suya.

Este tipo de pensamientos pueden ser reforzados por comentarios casuales de los padres como por ejemplo "¿Por qué siempre tienes que sacarme de mis casillas?", "¿por qué no puedes ser como tu hermano/hermana?", "¿Por qué tuve que ser padre?".

Los padres pueden manipular a un niño hacia una mentalidad culpable, incluso si su intención es ser "buenos padres". En muchos casos puede deberse a la incapacidad del padre/madre de aceptar al niño plenamente como es, lo cual le lleva a exigir al niño "comportarse bien" para poder ganar su afecto o atención. En otros casos, esperan que el niño esté en sintonía con sus caprichos en cualquier momento dado con lo que el menor acaba por volverse codependiente, basando su personalidad y sus acciones en las necesidades de sus padres.

Y cuando el menor siente que las cosas no son perfectas se atormenta con la culpa. Peor aún, esconde su identidad tan profundamente en su interior que acaba convirtiéndose en un adulto que carece de límites o que tiene problemas de identidad.

Culpa como respuesta a un trauma

Cualquier tipo de trauma puede hacer que un niño se convierta en un adulto que se siente culpable constantemente por todo. Algunos de estos traumas pueden ser:

  • Abuso físico, verbal o sexual
  • La pérdida de un padre o de un ser querido
  • Perder todo el dinero de la familia o perder su casa
  • Familia rota / divorcio.

Una vez más, el niño a menudo sólo puede comprender lo que está sucediendo a su alrededor, pensando que de alguna manera es culpa suya. Por ejemplo, los niños de los que abusan sexualmente, a menudo crecen atormentados por la vergüenza, pensando que de alguna manera la situación fue provocada por ellos, o que la culpa es suya por no haberlo evitado.

¿Es mi complejo de culpa un problema?

La culpa ha sido vinculada por algunos estudios a la depresión clínica. Es difícil sentirte bien si estás constantemente cuestionando si has hecho las cosas "bien" o "mal". Además, esta falta de seguridad afecta también a tu autoestima.

La culpa es también un factor desencadenante de los siguientes problemas:

  • Desorden obsesivo compulsivo
  • Ansiedad y trastornos de ansiedad
  • Autolesiones
  • Trastornos del sueño
  • Miedo a la intimidad y relaciones sociales problemáticas.
  • La culpa a menudo viene de la mano con la vergüenza, una emoción que puede gobernar nuestra vida.

¿Qué puedo hacer si me siento culpable por todo?

Ten en cuenta que los juicios que haces referente a tus actos y que te provocan un sentimiento de culpa, son sólo ideas, y no tienen por qué ser reales.

Acepta tus errores del pasado

Si te sientes culpable constantemente por el pasado, acepta y reconoce que no puedes cambiar el pasado. Todos cometemos errores y hay situaciones que no podemos evitar ni cambiar. Acepta tu culpa. Es difícil y te llevará tiempo pero al final te sentirás mejor contigo mismo.

Si te resulta difícil aceptar tus errores y gestionar tu culpa, trata de relativizar y darte cuente de la importancia real de lo que ha pasado. Prueba el siguiente truco: piensa algo del tipo Cuando tenga 80 años, ¿a quién le importará si fue por mi culpa? Probablemente nadie se acuerde de lo que pasó, ni yo mismo. O si me acuerdo, me daré cuenta de que no era tan importante, y que el mal rato que pasé no valió la pena.

Acepta que somos humanos y todos nos equivocamos

Incluso si de verdad es por tu culpa, acéptalo. Aceptar un problema implica reconocer que eres humano y que puedes equivocarte, pero también que tienes la posibilidad de cambiar. En el mundo en que vivimos, parece que equivocarse es tabú. Tenemos que hacerlo todo perfecto, ser felices y nunca, nunca equivocarnos...

Pero en realidad equivocarse es la base del aprendizaje. Se trata de una oportunidad estupenda de probar, aprender de tus errores y mejorar. Ensayo => prueba => error => aprender => y volver a empezar.

Si te preocupa cometer errores en el futuro, y te sientes culpable por cualquier decisión que tomes, pasa lo mismo. Date cuenta de que todos cometemos errores, es parte de la vida. No puedes controlarlo todo, ni contentar a todos. Y por supuesto no eres responsable de las reacciones y decisiones de los demás.

Está claro, el que nunca se equivoca es poque nunca lo ha intentado. No es necesario castigarse por un error, simplemente trata de aprender la lección y de hacerlo mejor en el futuro.

Discúlpate si lo consideras necesario

A veces sentimos vergüenza y nos cuesta pedir perdón. Pero si te has equivocado y crees que deberías pedir perdón, hazlo, no te cortes. Veras como te sientes mejor después.

Pero ten en cuenta que alguien puede no aceptar tus disculpas. No pasa nada. Lo importante es que tu estés tranquilo sabiendo que has hecho lo correcto. Si alguien decide no perdonarte es su problema, no el tuyo. No puedes cambiar a los demás, sólo a ti mismo.

Aprende a perdonarte

Lo más importante es que aprendas a perdonarte a ti mismo. No te sabotees culpándote y teniendo una mala opinión de ti. No eres perfecto, como tampoco lo es el resto de la humanidad. Todos cometemos errores. No lleves la pesada carga de la culpa por algo que no está en tu mano cambiar.

Identifica que activa tu sentimiento de culpa, y cambia de perspectiva

El primer paso es ser consciente de los pensamientos que te generan los sentimientos de culpa, indentifícalos, cuestiónalos y trata de modificar tus patrones de pensamiento y conducta por otros más aceptables y realistas.

Si te reconoces con algún pensamiento del tipo, "mi jefe está enfadado, seguro que es por mi culpa", pregúntate "¿Cómo puedo estar tan seguro de que mi jefe está enfado por mi culpa? ¿Y si no está enfadado? ¿Y si simplemente ha tenido un mal día en casa esta mañana? ¿Y si su propio jefe le ha reprendido? El estado de ánimo de los demás no depende de mi, incluso si mi jefe estuviera enfadado conmigo, puede que fuera por un motivo equivocado".

Otro ejemplo puede ser pensar "es culpa mía, nunca hago nada bien, siempre me equivoco". Puede que sea culpa tuya, pero pregúntate, ¿de verdad nunca hago nada bien? ¿De verdad siempre me equivoco?

Cada vez que utilizas las palabras siempre, nunca, o todos, lo más probable es que estés sobre generalizando. Si cometes un error y al momento piensas automáticamente, "Siempre la cago", "Nunca hago nada bien", o "Nunca mejoraré", es el momento de revisar tus patrones de pensamiento, ya que probablemente se trate de una distorsión cognitiva.

Se trata sólo dos ejemplos que no tienen porque coincidir exactamente con tus pensamientos de culpa, pero lo importante es aprender a identificar este tipo de pensamientos, que los cuestiones, y que los cambies por otros más adecuados.

Ir al psicólogo para superar tu culpa es una opción

En algunos casos, la culpabilidad puede estar tan profundamente arraigada en la forma en que te ves a tí mismo y a los demás, que puede ser extremadamente difícil que consigas solucionar el problema por ti mismo.

Si te sientes culpable por todo, un psicólogo puede ayudarte. Los procesos que acaban generando los sentimientos de culpa, son inconscientes y suelen estar tan automatizados que puede ser difícil identificarlos y cambiarlos.

Dentro de la psicología, la terapia cognitivo conductual, suele ser el tratamiento más efectivo para lidiar con casos relacionados con la culpa, ya que se basa en la relación entre pensamientos, sentimientos y conducta, y como se interrelacionan entre sí afectando a la calidad de vida de las personas.

Articulos relacionados

Depresión artículos relacionados | 📖 Blog Psicóloga Palma de Mallorca

Baja Autoestima artículos relacionados | 📖 Blog Psicóloga Palma de Mallorca

Distorsiones Cognitivas artículos relacionados | 📖 Blog Psicóloga Palma de Mallorca