Escribe tu propio camino

Depresión: Guía de Ayuda

Blog Tu Psicóloga en Palma de Mallorca

Consejos para mejorar la confianza en ti mismo

Esta guía ofrece información y ayuda para los que sufren de depresión, para aquellos que se preocupan por un ser querido deprimido, y para todos aquellos que tratan de conocer mejor este problema.

Depresión ¿Qué es?

"Me siento deprimido' se ha convertido en una expresión común para describir un estado de ánimo bajo. Pero la depresión clínica es mucho más que estar triste o descontento de vez en cuando. La depresión es en realidad un trastorno del estado de ánimo grave que implica sentirse triste y bajo de ánimo durante semanas, meses o años.

Una depresión puede ser desencadenada por una amplia gama de factores y puede ser experimentada de diferentes maneras por personas distintas. Para algunos, se trata de un único episodio desencadenado por algo obvio, mientras que para otros la depresión se establece poco a poco a partir de una serie de pequeños obstáculos de la vida o se produce de repente y sin una razón aparente.

A través de muchos síntomas, la depresión puede ser muy debilitante y en general no es algo que alguien pueda simplemente "superar" a voluntad. Sin embargo, con el tratamiento adecuado es posible dar pasos hacia la recuperación.

¿Es común estar deprimido?

La Depresión, generalmente acompañada de ansiedad, se ubica como el trastorno mental más común en España hoy en día. El 10% de la población afirma experimentar una depresión. Las investigaciones sugieren que la depresión leve representa el 70 por ciento, la moderada un 20 por ciento, y la depresión severa el 10 por ciento de los casos. Dado que muchas personas sufren niveles bajos de depresión sin buscar ayuda, es muy posible que el número de personas deprimidas en España sea mucho mayor.

Sufrir depresión es más común en mujeres y personas mayores, en los que de media afecta a 1 de cada 5. Es posible que las estadísticas sean poco realistas en el caso de la depresión en los hombres, ya que son menos propensos a reportar síntomas de problemas comunes de salud mental.

En cuanto a nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud estima que 350 millones de personas se ven afectadas por depresión. En muchos países, se estima que menos del 10% de las personas que sufren depresión reciben tratamiento debido a la falta de personal cualificado o debido al miedo al rechazo social.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

La depresión puede afectar a diferentes personas de diferentes maneras y en diferentes grados. Es importante no subestimar los síntomas, la depresión en todos los casos es difícil de superar por uno mismo, por lo que es muy recomendable buscar la ayuda de un experto. Si te preocupa que un ser querido esté deprimido, es importante saber que muchas personas ocultan su depresión a causa del estigma que lamentablemente todavía existe, por lo que unos pocos síntomas evidentes pueden ser signos de un problema mucho más profundo.

Los síntomas emocionales y mentales de la depresión pueden incluir:

  • Bajo estado de ánimo continuado incluyendo tristeza, culpa, pesimismo, baja autoestima, y desesperanza
  • Llorar mucho más de lo habitual
  • Sentimientos negativos hacia uno mismo y en algunos casos hacia los demás
  • Motivación reducida para participar en actividades o dificultad para realizar cualquier tipo de actividad
  • Pérdida de interés y de disfrute de la vida
  • Irritabilidad
  • Aislamiento social
  • Aumento de ansiedad, e incluso en algunos casos aparición de ataques de pánico
  • Pensamientos o intenciones suicidas, sentimiento de que la vida no es digna de ser vivida
  • Baja autoestima
  • Autolesiones

Los síntomas físicos de la depresión pueden incluir:

  • Dormir más o dormir menos o mala calidad del sueño
  • Más apetito o menos apetito
  • Falta de energía y fatiga inexplicable
  • Pensamiento confuso y dificultad para recordar cosas
  • Falta de concentración y coordinación
  • Problemas de libido
  • Exageración de dolores pre-existentes
  • Una sensación general de pesadez / Moverse o hablar más lentamente de lo habitual

¿Qué causa la depresión?

Las casusas de la depresión son muy variadas. Para algunas personas puede ser algo marcado y evidente que desencadena un episodio depresivo, como perder su trabajo o ser diagnosticado con una enfermedad grave. Para otros, la depresión puede venir después de una acumulación de problemas menores, como no conseguir un ascenso en el trabajo o pelearse con un amigo. Incluso en otros casos la depresión parece aparecer de la nada, sin una razón evidente.

Esto lleva a la típica pregunta sobre la depresión, ¿se trata de un factor ambiental, psicológico o biológico? ¿Aparece la depresión a causa de acontecimientos difíciles, se trata de un factor de nuestra educación que nos dificulta hacer frente a acontecimientos difíciles, o porque nuestros propios genes conllevan un riesgo mayor a estar deprimidos? Para la mayoría de la gente, la respuesta tiende a ser una combinación de todos estos factores.

Las experiencias tempranas de la vida tienen una gran influencia en nuestra salud psicológica a largo plazo. Las personas que han experimentado un trauma a una edad temprana son más propensos a sufrir de baja autoestima, patrones de pensamiento negativo, y dificultades para crear lazos con los demás. Todo esto puede llevar a problemas de la salud mental siendo adultos, incluyendo ser más sensibles a los acontecimientos estresantes que otros.

Una vida temprana difícil también puede ser un factor que contribuya a tener mayor riesgo a sufrir depresión como adulto. El abuso de drogas también está vinculada a la depresión, incluyendo el alcohol. Incluso una dieta pobre puede también ser un factor de riesgo.

Por otro lado, se ha probado que la genética es un factor importante en el desarrollo de la depresión. Las investigaciones han demostrado que las personas con padres que hayan sufrido depresión tienen una mayor probabilidad de padecerla también.

Las últimas investigaciones parecen indicar que el desequilibrio de los neurotransmisores en el cerebro está asociado estrechamente con la depresión. Sin embargo, todavía no está claro si este desequilibrio químico es una causa o un efecto de la depresión.

¿Cómo puedo estar segur@ de si padezco de depresión?

Debido a que la depresión tiene una amplia variedad de síntomas y factores desencadenantes, puede ser fácil asumir que alguien está deprimido cuando en realidad se está enfrentando a otro tipo de problema que requiere un tratamiento diferente. Siempre es aconsejable consultar a un profesional, pero como referencia los siguientes problemas tienen síntomas similares a la depresión:

  • Bajo estado de ánimo. Es normal sentirse infeliz después de una experiencia traumática o un problema inesperado. Es cuando tu estado de ánimo bajo continúa mucho más tiempo de lo normal, o cuando tus pensamientos se vuelven mucho más negativos de lo que deberían o cuando empiezas a pensar que la vida nunca volverá ser buena de nuevo, que la depresión se ha disparado.
  • La pérdida de un ser querido es siempre difícil emocionalmente. Al igual que la depresión, el duelo provoca la falta de sueño y de apetito, y una fuerte caída en el estado de ánimo. El dolor puede conllevar una depresión, pero hay diferencias entre el dolor y la depresión. El duelo es un proceso normal y saludable de tristeza. No trae comúnmente intenciones suicidas o la creencia de que la vida nunca volverá a ser buena de nuevo, como la depresión (aunque en algunos casos el dolor puede convertirse en depresión).
  • Ansiedad. La ansiedad y la depresión por lo general vienen de la mano, por lo que si tienes depresión, es probable que también experimentes ansiedad. Pero es posible experimentar sólo ansiedad sin tener depresión. Si experimentas miedo y pánico o constantemente te sientes amenazad@, pero no sientes tristeza y desesperación, es muy probable que tengas un trastorno de ansiedad, sin depresión asociada.
  • Estrés. Las demandas extremas de la vida moderna y del trabajo a menudo conllevan un bajo estado de ánimo y una sensación que no poder hacerle frente, pero si sólo dura unos pocos días o un par de semanas y te sientes bien de nuevo, lo más probable es simplemente que hayas tenido estrés. Sin embargo, si sigues teniendo estos sentimientos incluso tras haberse solucionado los problemas que te causaban estrés, es posible que hayas desarrollado una depresión.
  • Soledad. Los seres humanos son por naturaleza criaturas sociales. El bajo estado de ánimo debido al aislamiento suele desaparecer rápidamente si se reanuda el contacto social. Hay, sin embargo, una epidemia de soledad que no está relacionado con el aislamiento y consiste en una incapacidad de sentirse conectado con otros, que por lo general implica depresión.
  • Efectos secundarios de medicamentos. El estado de ánimo depresivo puede ser un efecto secundario de muchos medicamentos. Vale la pena comprobar el prospecto de cualquier medicamento que te tomes si estás preocupado por tener un bajo estado de ánimo. Algunos ejemplos de medicamentos que pueden provocar un bajo estado de ánimo son corticoesteroides, benzodiacepinas, reserpina, y ciertos agentes de la quimioterapia.
  • Problemas de salud. En general el bajo estado de ánimo es producido por problemas hormonales (especialmente de tiroides y paratiroides), problemas del ciclo menstrual, menopausia, demencia, niveles bajos de azúcar en la sangre, problemas de sueño y lesiones graves en la cabeza.

¿Cuánto tiempo se tarda en superar una depresión?

No existe una respuesta única, depende de la persona. Es posible tener sólo un gran episodio de depresión que con tratamiento, mejora a corto, y medio plazo (generalmente meses), sobre todo si tu depresión es una respuesta natural a un cambio de vida repentino e inusual o a un problema como perder tu trabajo o ser víctima de un delito y no está acompañado de factores psicológicos o biológicos.

En cambio en otros casos, la depresión es un problema recurrente que tiene que ser tratado de forma repetitiva y del que puede llevar bastante tiempo recuperarse. La Organización Mundial de la Salud estima que al menos el 50 por ciento de la gente, después de su primer episodio de depresión mayor, tendrá por lo menos un episodio más. Después del segundo y tercer episodio, el riesgo de recaída se eleva al 70 por ciento y al 90 por ciento respectivamente.

Malentendidos acerca de la depresión

Al igual que con muchas otras condiciones de salud psicológica, la depresión tiende a ser mal entendida, tanto en sus causas como en su tratamiento.

En la sociedad actual parece que tener depresión es algo de lo que avergonzarse, pero en realidad se trata de un problema muy común que no está relacionado con algo que hayas hecho o dejado de hacer, no está dentro de tu control, ni es fruto de tus decisiones.

Si te rompes un hueso, buscas la ayuda de un médico. Si tienes un problema con el coche, irás al mecánico. Si tienes depresión, es recomendable también buscar la ayuda de un profesional, un psicólogo.

¿Cómo se diagnostica la depresión?

El diagnóstico de la depresión debe ser realizado por en un profesional de la salud, generalmente por un psicólogo o un médico de cabecera, haciéndote una serie de preguntas. El diagnóstico se realiza de acuerdo con el número y la gravedad de los síntomas, así como por la forma en que están afectando a tu vida, tus pensamientos, y tu salud física. Cuanto más abierto y honesto seas más preciso será el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento recomendado para combatir una depresión?

El tratamiento específico recomendado dependerá de la persona, lo deprimido que estés, por qué estás deprimido, y hasta cierto punto de tu personalidad. Hay muchos tipos diferentes de enfoques terapéuticos disponibles, pero el enfoque que suele tener mejores resultados es el cognitivo conductual.

En casos muy severos es recomendable compaginar la ayuda psicológica con la toma de medicamentos.

¿Cuáles son los riesgos de no tratar la depresión?

Sin ayuda, algunas personas pueden experimentar un episodio depresivo que pasa en poco tiempo. Sin embargo, en la mayoría de los casos sufren depresión durante un largo periodo de tiempo y pueden experimentar una serie de episodios que pueden conducir a nuevos riesgos para la salud si no se tratan, pudiendo incluir trastornos alimenticios, autolesiones, trastornos del sueño e intentos de suicidio. Existen evidencias de que la depresión puede disminuir el sistema inmunológico, lo que puede conducir a enfermedades médicas.

Por lo general la depresión no mejora por si sóla con el tiempo, sino todo lo contrario. Cuanto más se tarda en buscar la ayuda de un psicólogo, más se difícil y largo es el tratamiento.

Famosos que han padecido depresión

Es importante entender que la depresión es indiscriminada y puede afectar a cualquier persona. Entre otros, se sabe que han padecido depresión la princesa Diana de Gales, Mel Gibson, Angelina Jolie, Bob Dylan, Michael Jackson, Marilyn Monroe y JK Rowling.

Si te ha parecido útil este artículo, por favor compártelo. A cuanta más gente pueda ayudar, mejor. ¡Que tengas un día estupendo! :)

Articulos relacionados

  • Compartir

Depresión artículos relacionados | Blog Tu psicóloga en Palma de Mallorca