Escribe tu propio camino

Ataques de pánico y el truco de la Ansiedad


Ataques de pánico y el truco de la Ansiedad
Los ataques de ansiedad (o ataques de pánico) te engañan para que trates de recuperarte con métodos que empeoran el problema.

Para ver cómo funciona, considera lo que te ocurre cuando experimentas un ataque de ansiedad. Experimentas verdadero miedo, no te equivoques en esto. No prestes atención a los que dicen que "todo está en su cabeza". Por lo general, tienen buenas intenciones, pero la frase es engañosa e inútil.

El temor de un ataque de pánico está en tu respiración, en tus músculos, en los latidos de tu corazón, en el estómago, y en el resto de tu cuerpo

Esta es la idea raíz del problema: si tengo miedo, es que estoy en peligro. Suena razonable. Muchos de nosotros lo creemos, la mayoría del tiempo, sin pensar conscientemente en ello. Pero, ¿es siempre así?

No siempre es cierto

Hay muchas maneras de ver que esta creencia no siempre es cierta.

Cientos de millones de dólares cambian de manos cada año en la industria de las películas de miedo. La existencia de esta industria, nos dice que somos una especie que puede sentir terror, sólo viendo imágenes. Esta es una característica de nuestra especie, la capacidad de pasar miedo incluso cuando sabemos que no estamos en peligro.

El truco es el siguiente: experimentas malestar a medida que ves la película, y tu cuerpo responde como si estuviera en peligro. Experimentas miedo físico, a pesar de saber "que es sólo una película."

El pánico usa el mismo truco

El truco de un ataque de ansiedad es el mismo que el de una película de terror. Experimentas un fuerte malestar, y respondes como si estuvieras en peligro. Esta es la clave, lo que le da a un ataque de ansiedad su poder para aterrorizarte.

¿Qué hace tu cuerpo en una situación de peligro? Huir, pelear, o quedarse paralizado. Así es como la especie humana evolucionó en un mundo lleno de depredadores que intentaban que fuéramos su comida. A pesar de que los seres humanos somos ahora el mayor depredador del planeta, todavía tenemos el sistema nervioso de la presa, siempre atentos al peligro, listos para luchar o huir.

La lucha, huida o parada es una herramienta muy útil para hacer frente a los depredadores. Si parece más pequeño que yo, lucharé. Si parece más grande, pero más lento, correré. Y si parece más grande y más rápido que yo, me quedaré parado, esperando que no me vea bien.

Pero ¿Qué es bueno para “el malestar”? Esto es muy distinto. No ayuda a aliviar el malestar luchar con él, o intentar escapar de alguna manera. Un dolor de cabeza no se alivia golpeando la cabeza contra la pared. Lo que es bueno para el malestar es, básicamente, aceptar cualquier sentimiento desagradable que tienes en este momento, y darle tiempo para pasar, sin luchar contra el sentimiento. Flotar en la ansiedad.

El malestar

Sé que probablemente estarás pensando que malestar es una palabra muy suave para describir lo que te ocurre, pero he elegido específicamente malestar, porque es realmente lo que le ocurre a tu cuerpo. Es cierto que lo que pasa con tu mente va más allá del malestar de tu cuerpo, pero no hay un peligro real, sólo es malestar y un miedo con raíces profundas en tu mente.

Cuando el pánico te engaña para que reacciones como si estuvieras en peligro, reaccionas alimentado la ansiedad. Te resistes en lugar de aceptarlo. Huyes en lugar de esperar. Te tensas en vez de calmarte. Contienes la respiración, en lugar de respirar cómodamente.

Eso es lo que le da a los ataques de ansiedad su poder. Cuando te engaña para tratar el pánico como peligro, te engaña para hacer exactamente lo contrario a lo que deberías. La trampa es que empeoras las cosas, incluso cuando sólo quieres mejorarlas. Tratas de apagar el fuego con gasolina.

Todos los beneficios que se puede obtener de la psicoterapia, métodos de desensibilización y exposición progresiva, son mucho más útiles tras reconocer la trampa de la ansiedad. Si utilizas estos métodos para luchar y oponerte a los ataques de ansiedad, conseguirás poco alivio. Pero si reconoces el truco, y usas dichos métodos para responder al pánico como malestar, estarás en el buen camino de la recuperación.

Si te ha parecido útil este artículo, por favor compártelo. A cuanta más gente pueda ayudar, mejor. ¡Que tengas un día estupendo! :)

Articulos relacionados

  • Compartir

Ansiedad artículos relacionados | Blog Tu psicóloga en Palma de Mallorca