5 consejos para mejorar tu autoestima

La gente a menudo se confunde acerca de lo que significa tener autoestima. Algunos piensan que tiene que ver con la tu aspecto físico, o con lo popular que eres entre tus amigos u otras personas. Otros creen que tener un gran cuerpo te ayudará a ganar autoestima, mientras que otros piensan que necesitan haber logrado algo a fin de tener una buena autoestima.

Superar el miedo a volar: qué mantiene el miedo.
En el mundo occidental a menudo se asocia la autoestima con indicadores materialistas (qué tipo de coche conduces, a qué escuela van tus hijos, cuáles son sus calificaciones, lo grande que es tu casa, o el trabajo que tienes).

Reducido a su simplicidad, la autoestima simplemente significa valorarte a ti mismo por lo que eres, fallos, debilidades y todo.

La diferencia entre una persona con una gran autoestima y alguien que no la tiene, es simplemente el reconocimiento de sus fortalezas y debilidades, y cómo interactúa con el mundo usando ese conocimiento.

Pero, ¿cómo puedo aumentar mi autoestima?

Las personas con una buena autoestima son capaces de sentirse bien consigo mismos por lo que son, apreciar su propio valor, y se enorgullecen de sus habilidades y logros. También reconocen que si bien no son perfectos y tienen defectos, esas faltas no juegan un papel abrumador o irracionalmente importante en sus vidas o su propia imagen (cómo te ves a ti mismo).

1. Haz un inventario de tu Autoestima.

No se puede arreglar lo que no sabe. Este es uno de los componentes básicos de la terapia cognitivo-conductual. Antes de nada, es importante tomarse el tiempo necesario para identificar que pensamientos son irracionales y cuáles no.

Simplemente generalizar y decir, "No valgo para nada. Soy una mala persona. No puedo hacer nada bien". Es decirte a ti mismo una mentira simple pero a menudo creíble. Todos fallamos de vez en cuando. Pero la solución no es identificar el fallo como núcleo de tu identidad, sino de reconocer el fallo y seguir adelante.

Busca papel y boli y dibuja una línea por el centro. En el lado de la derecha, escribe: "Fortalezas" y en el lado izquierdo, escribe: "Debilidades". Lista 10 de cada uno. Sí, 10. Eso puede parecer mucho del lado Fortalezas si sufres de baja autoestima, pero oblígate a encontrar 10 para cada lado.

Si tienes dificultades para encontrar 10, piensa en lo que otros han dicho de ti en los últimos años. "!Gracias por haberme escuchado la otra noche, cuando todo lo que hice fue hablar por los codos!" "Hiciste un gran trabajo con ese proyecto, gracias". "Nunca he visto a nadie que disfrute del trabajo doméstico como tú lo haces". “Parece que tienes un verdadero don para contar historias”. Incluso si piensas que es estúpido o demasiado pequeño para listarlo, enuméralo de todos modos. Puede sorprenderte por lo fácil que es llegar a los 10, cuando te acercas desde esta perspectiva.

Este es tu Inventario de Autoestima. Te permite saber todo lo que te dices a ti mismo acerca de cuáles crees que son tus debilidades. Algunas de ellas puedes cambiarlas si trabajas en ellas de una en una. Puede llevarte un mes o un año. Recuerda que nadie es capaz de cambiar en un día, así que no te crees falsas expectativas de cambiar en una semana.

2. Establece expectativas realistas.

Nada puede matar a nuestra autoestima más que el establecer expectativas poco realistas. Cuando pasa el tiempo y ves que no has sido capaz de cumplir tus expectativas, te desanimas, y te infravaloras, pensando que es otra cosa en la que fallaste. No te das cuenta que tus expectativas eran demasiado altas y que era muy difícil o casi imposible cumplirlas.

Cuando establecemos unas expectativas realistas en nuestra vida, dejamos de reprendernos por no cumplir unas metas demasiado idealistas.

3. Deja a un lado la perfección y valora tus logros... y errores.

La perfección es simplemente inalcanzable para cualquiera de nosotros. Déjala ir. Nunca vas a ser perfect@. Nunca vas a tener el cuerpo perfecto, la vida perfecta, la relación perfecta, los hijos perfectos, o el hogar perfecto. Nos deleitamos con la idea de la perfección, porque es lo que vemos en libros, películas y series. Pero es simplemente una creación artificial de la sociedad. No existe la perfección.

En cambio, valora tus logros tal como los alcanzas. Reconoce su valor real, no los menosprecies diciendo "No es gran cosa, fue fácil". Incluso puede ayudar mantener un pequeño diario o una lista de aquello que vas logrando.

No te castigues por los errores que cometes, todo el mundo se equivoca de vez en cuando. Los errores son una oportunidad para el aprendizaje y para el crecimiento. El que no se equivoca, no aprende. El que no se equivoca, es que nunca ha intentado hacer realidad sus metas.

4. Explórate a ti mismo.

Por lo general, las personas más felices y mejor adaptadas que conozco son las personas que han realizado este ejercicio de auto comprensión. No se trata sólo de conocer tus fortalezas y debilidades, sino también de abrirte a nuevas oportunidades, nuevos pensamientos, probar algo nuevo, nuevos puntos de vista y nuevas amistades.

A veces, cuando nuestro ánimo y nuestra autoestima están bajos, sentimos que no tenemos nada que ofrecer al resto de personas. Puede ser que simplemente no hayamos encontrado todo lo que tenemos que ofrecer, cosas que ni siquiera hemos considerado o pensado todavía.

Aprenderlo es simplemente una cuestión de ensayo y error. Así es como cómo las personas se convierten en las personas que siempre han querido llegar a ser, tomando algunos riesgos y probando cosas que normalmente no harían.

5. Deja de compararte con los demás.

Nada puede herir más nuestra autoestima que las comparaciones injustas. “Jordi tiene 3000 amigos en facebook y yo sólo tengo 300”. “Marga tiene una casa más grande y más bonita que la mía”. Estas comparaciones son injustas porque no sabes tanto como crees sobre la vida de estas personas, o lo que realmente significa ser ellos.

Es fácil ver el impacto negativo que tienen este tipo de pensamientos en nosotros mismos. Sé que es duro, pero tienes que dejar de compararte con los demás. La única persona que debería estar compitiendo contigo, eres tú.

*** *** ***

Haz un esfuerzo por ser más just@ y más realista contigo mism@

No es fácil, cambiar tu autoestima lleva tiempo. Ensayo, error, y mucha paciencia. Pero si lo intentas, creo que te llevarás una grata sorpresa con los resultados. Buena suerte!

Si te ha parecido útil este artículo, por favor compártelo. A cuanta más gente pueda ayudar, mejor. ¡Que tengas un día estupendo! :)

Articulos relacionados

  • Compartir

Baja Autoestima artículos relacionados | Blog Psicóloga Palma de Mallorca