¿Qué te puede hacer realmente un ataque de pánico?

Al tener una ataque de pánico puedes sentir que te estas muriendo, o que te estas volviendo loco, o simplemente que estas a punto de perder el control. Todos estos pensamientos aunque no lo parezca son simplemente un síntoma más de los ataques de ansiedad. Un síntoma que retroalimenta la propia ansiedad y el miedo creando un círculo vicioso.

Los ataques de pánico no son peligrosos

Trata de no dar alas a estos pensamientos, pero tampoco los niegues. Está demostrado que negar un pensamiento no hace sino hacerlo más visible y repetitivo en tu mente, dándole más fuerza.

Es curioso como muchas personas que sufren ataques de ansiedad creen que son los únicos con este tipo de pensamientos. Para muchos es un alivio comprender que no es así.

En cualquier caso, si padeces ataques de ansiedad, es importante que sepas que es lo que realmente te puede hacer la ansiedad y lo que no.

Lee este artículo, y mantén la mente abierta. Compáralo con tu experiencia con los ataques de ansiedad. Si te resulta difícil de creer, deja espacio para tus dudas y abre tu mente.

Vamos a considerar los temores típicos de una persona que tiene ataques de ansiedad.

Miedo a morir

Piensas que te estás muriendo de un ataque al corazón, o tal vez por falta de aire. Te ha pasado muchas veces, nunca te has muerto, pero el pensamiento sigue volviendo cada vez.

El dolor en el pecho que experimentas durante un ataque de ansiedad es real, no imaginario. Pero es el dolor en los músculos del pecho, no del corazón. Esos músculos duelen porque has estado respirando de una forma en que los has tensado.

La sensación de no estar recibiendo suficiente aire también se debe a la respiración superficial. Es incómodo, pero no peligroso. Tienes suficiente aire para vivir, e incluso hablar.

La manera más habitual de calmar estos síntomas es realizando ejercicios de respiración abdominal.

Miedo a volverte loco

Muchas personas piensan que si llega a un nivel suficientemente alto de ansiedad, se "volverán locos". Pero la ansiedad no funciona así. Veteranos con más de cien ataques de pánico, te pueden decir, que pensaron que se volverían locos en cada uno de sus ataques, y que nunca sucedió.

Si tienes un trastorno de ansiedad, experimentarás episodios recurrentes de ansiedad hasta que encuentres una solución. Pero eso es lo que vas a tener, ansiedad. No importa cuántos ataques de pánico tengas, no vas a "volverte loco". La ansiedad no se transforma por si sola en psicosis o esquizofrenia.

Miedo al Desmayo

Este es un temor muy común entre las personas que sufren de ataques de pánico.

Muchas personas catalogan los desmayos como pertenecientes a la misma categoría que los ataques al corazón, como una calamidad física terrible. Pero el desmayo es en realidad una forma valiosa que tiene el cuerpo de protegerse.

¿Sabes que hace en realidad que una persona se desmaye?

El desmayo es causado por una repentina caída significativa de la presión arterial. Cuando la presión arterial cae de esta manera, existe la posibilidad de que el cerebro no reciba suficiente sangre, porque está en el punto más alto del cuerpo. Eso no es bueno, tu cerebro necesita un suministro constante de oxígeno transportado por la sangre. Así que cuando tu cuerpo no puede llevar suficiente sangre a tu cerebro, debido a la presión arterial baja, el desmayo se asegura de que llegue el suministro de oxígeno, acercando tu cabeza al suelo. Si Mahoma no va a la montaña…

Si tuviéramos nuestro cerebro en los pies, no existirían los desmayos.

Aquí está el punto clave: ¿Qué crees que le está pasando a tu presión arterial durante un ataque de pánico?

Aumenta. Probablemente no mucho, pero hace lo contrario de lo que haría que te desmayases. Así que es muy difícil desmayarse durante un ataque de ansiedad. Para desmayarse durante un ataque de pánico, es necesario tener alguna otra circunstancia o condición física que disminuya la presión arterial en un grado tal que supere el aumento producido por la ansiedad.

No es imposible, pero es extremadamente raro. Algunas personas tienen una condición, llamada un síncope, lo que puede provocar un desmayo durante el pánico. Si tienes esta condición, es probable que tenga un historial de desmayos reales (no "de casi desmayos ") cuando llegues a los treinta. Algunas personas tienen lo que se llama una fobia de sangre, y pueden desmayarse cuando ven sangre. Eso no es una condición poco común, pero es muy diferente del trastorno de pánico.

Si tienes un historial de episodios de desmayos reales, tendrás que aprender a manejarlos. Pero si lo que tienes es una historia de temer desmayarte, de sentir como si estuvieras a punto de desmayarse, de pensar que has esquivado el desmayo por poco, en ausencia de cualquier episodio de desmayo real, entonces se trata de un miedo sin fundamento.

Mientras un desmayo casi nunca ocurre, el miedo a desmayarse es muy común entre las personas con trastorno de pánico. Esto es porque se sienten mareados y aturdidos durante un ataque de pánico, y erróneamente asocian estos síntomas con un desmayo inminente. Estas sensaciones son el resultado de la dificultad para respirar, y no tienen nada que ver con un desmayo. Un ejercicio de buena respiración abdominal borrará rápidamente estas sensaciones de sentirse mareado y débil.

Humillación pública

Las personas con trastorno de pánico a menudo temen "perder el control " de manera que serán humillados ante los demás y se reirán de ellos o que afectará negativamente a la opinión que tengan de ellos.

Sin embargo, por lo general hay muy poco de un ataque de pánico que sea visible por fuera. Si bien puedes sentir por dentro como si estuvieras "fuera de control", es probable que sigas caminando de una manera normal y que nadie se dé cuenta.

En mi experiencia, la mayoría de las personas que tienen un ataque de pánico siguen actuando de manera ordinaria y amable, sin mostrar signos de angustia externa, aun cuando el pánico se libera dentro de ellos.

Por lo general es difícil saber cuándo una persona está teniendo un ataque de pánico. Si ellos no te lo dicen, probablemente no te darás cuenta.

Puedes avergonzarte y preocuparte por lo que dirán los demás, pero no es más que un engaño de la ansiedad, otro de los pensamientos que retroalimentan la ansiedad.

¿Pero que puede hacerte realmente la ansiedad?

Te asusta. Consigue que tengas miedo, mucho miedo. Te llena de malestar, y te engaña para que reacciones como si estuvieras en peligro.

Si no te informan adecuadamente tras tu primer ataque de pánico, es muy probable que empieces a desarrollar temores continuos de tener más ataques, y desarrolles fobias.

Ese es el peligro real del trastorno de pánico. Empiezas a temer situaciones cotidianas de tu vida, y mengua significativamente tu calidad de vida.

Articulos relacionados

  • Compartir

Sígueme

  • facebook Tu psicóloga en Palma
  • twitter Tu psicóloga en Palma
  • google+ Tu psicóloga en Palma