Pensamientos obsesivos – Tu Psicóloga en Palma de Mallorca

Los pensamientos negativos persistentes son uno de los signos más comunes de un trastorno de ansiedad.

Cuanto más intentas pararlos...

Numerosos estudios científicos han demostrado que si tratas intensamente de evitar un pensamiento obsesivo, acabarás pensando en él más que si hubieras intentado pensar en él directamente. Se debe a que el cerebro trata de recordarte que no pienses en ello. El funcionamiento del cerebro humano puede parecer de lo más extraño para alguien que sólo quiere detener sus pensamientos obsesivos.

Para eliminar los pensamientos obsesivos hay que eliminar primero del trastorno de ansiedad relacionado

Los pensamientos obsesivos son el sello distintivo del trastorno obsesivo compulsivo, pero también pueden estar relacionados con otros trastornos de ansiedad.

Te propongo un pequeño experimento, cierra los ojos, y mantenlos cerrados durante un minuto. Durante ese minuto trata de no pensar en un elefante rosa. ¿Parece simple no? Prubéalo...

Lo mismo pasa con los pensamientos obsesivos, tratar de eliminarlos es como echar gasolina al fuego para apagarlo.

Si experimentas mucha vergüenza o miedo por tener pensamientos negativos, intentas por todos los medios dejar de pensar en ellos y el resultado es que acabas pensando en el tema que querías evitar.

Todos los trastornos de ansiedad pueden conducir a pensamientos obsesivos

El quid del pensamiento obsesivo es que no puedes centrarte en otra cosa que no sea el pensamiento específico, no importa cuánto te esfuerces por distraerte. Muchas personas tienen estos pensamientos sin tener un trastorno de ansiedad. Por ejemplo, el primer amor en el instituto suele convertirse en un pensamiento obsesivo.

Pero si estos pensamientos son negativos o te causan ansiedad y estrés, entonces es muy probable que tengas un trastorno de ansiedad.

Obsesiones en el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Para que te situes, el trastorno obsesivo compulsivo es el problema muestra Jack Nicholson en la película mejor imposible. Su personaje tiene un ritual para casi todo. Tiene que sentarse siempre en la misma mesa de la cafetería, necesita que le atienda siempre la misma camarera, evita caminar sobre el borde de las baldosas, comprueba 5 el pestillo de la puerta de su casa, se lava compulsivamente las manos por temor a los germenes, etc.

Para ser diagnosticado de trastorno obsesivo compulsivo tienes que tener pensamientos obsesivos.

Algunos ejemplos

  • Miedo de enfermar.
  • Pensar en hacer daño a un ser querido o a un desconocido.
  • Centrarse en algún tipo de acto sexual violento.
  • Necesidad de organización o simetría.
  • Preocuparse por las cosas pequeñas (¿he cerrado la puerta?, ¿he apagado el fuego?).

Algunos pensamientos son mucho más negativos que otros. Algunos tienen fantasías no deseadas sobre asesinato o violación, mientras que otros pueden simplemente temer constantemente no haber apagado la estufa. Lo que tienen todos estos pensamientos en común es que causan una angustia intensa, y que una vez que el pensamiento entra en la mente de la persona, le es muy difícil eliminarlo sin realizar algún tipo de acción o ritual.

Eso es lo que crea las compulsiones. La compulsión es la acción o ritual que la persona realiza para tratar de eliminar el pensamiento obsesivo. Pro ejemplo si temes a los gérmenes, la compulsión es lavarte repetidamente las manos.

Pensamientos obsesivos en otros trastornos de ansiedad

También es posible desarrollar pensamientos obsesivos con otros trastornos de ansiedad, aunque en esos casos es poco probable desarrollar compulsiones como resultado.

Si crees tener un trastorno de ansiedad, es recomendable consultar con un psicólogo para diagnosticar si lo padeces realmante, y su tipo.

Algunos ejemplos de la relación entre los diferentes trastornos y los pensamientos obsesivos:

  • Trastorno de Pánico: las personas que sufren ataques de pánico es habitual que desarrollen hipocondría, preocupándose constantemente de que algo vaya mal con su salud. También pueden temer los ataques de pánico de tal modo que se pasen el día pensando en ellos, y en cómo evitarlos.
  • Estrés Postraumático: Las personas con estrés postraumático a menudo se obsesionan con el trauma que sufrieron, o con el temor de que la experiencia se repita.
  • Fobias: Las personas con fobias muy severas pueden desarrollar pensamientos obsesivos con el objeto de su miedo. Por ejemplo, las personas con fobia a las arañas pueden pasarse el día comprobando si tienen alguna araña en su ropa, o pedirle habitualmente a alguien que compruebe si hay alguna en su casa.
  • Fobia Social: Las personas con fobia social pueden pasarse el día pensando en situaciones sociales en las que temen quedar en ridículo. En algunos casos puede tratarse de revivir algo que sucedió en el pasado, mientras que en otros casos puede ser un pensamiento en el que anticipan una situación muy embarazosa.
  • Trastorno de Ansiedad Generalizada: el TAG es un trastorno que causa muchas preocupaciones, y es posible que algunas de estas preocupaciones persistan. Por ejemplo, preocuparte de que tu hijo o hija esté en peligro por llegar tarde a casa puede ser un signo de trastorno de ansiedad generalizada, y también convertirse en un pensamiento obsesivo.

Es importante aprender a aceptar estos pensamientos obsesivos como lo que son: un síntoma de la ansiedad.

La aceptación es crucial. Estos pensamientos no están bajo tu control, y no es algo que debas tratar de controlar. Aprende a aceptar que son parte del trastorno, y que cuando logres curar el trastorno desaparecerán.

No todos los pensamientos obsesivos son parte de un trastorno de ansiedad

Millones de personas tienen pensamientos obsesivos pero no sufren un trastorno de ansiedad. Para que sus pensamientos o compulsiones obsesivas formen parte de un trastorno de ansiedad deben suceder con frecuencia, de modo que afecten drásticamente a su calidad de vida.

Si tienes pensamientos ocasionales que son inusualmente obsesivos o incluso una pequeña compulsión o dos, pero tienen poco o ningún impacto en tu bienestar, lo más probable es que no padezcas un trastorno.

Pero si tus obsesiones te causan una angustia significativa, entonces es muy probable que tengas ansiedad. Recuerda, un trastorno de ansiedad provoca pensamientos obsesivos, por lo que la única manera de acabar realmente con estos pensamientos es acabar con el trastorno.

Pensamientos obsesivos, tratamiento en Palma de Mallorca

En mi consulta de Palma trabajo con frecuencia con problemas de ansiedad y de pensamientos obsesivos. No dudes en llamarme si tienes preguntas o si quieres concertar una cita.

Sígueme

  • facebook Tu psicóloga en Palma
  • twitter Tu psicóloga en Palma
  • google+ Tu psicóloga en Palma