Fobias


Fobias, miedos, terrores
Una fobia es un miedo intenso y desproporcionado provocado por un objeto o situación específica. El tratamiento más eficaz es la terapia cognitivo conductual.

¿Cuáles son los síntomas de la fobia?

Al entrar en contacto con la situación temida se sufre ansiedad y temor. Además se experimentan uno o más de los siguientes síntomas físicos: aceleración del ritmo cardíaco, palpitaciones, sensación de mareo, temblores, sudoración, sequedad de boca, dolor en el pecho, un "nudo en el estómago", y respiración rápida y entrecortada.

La persona que sufre una fobia, puedes llegar a ponerse nerviosa sólo con pensar en la situación temida, por lo que termina evitando la situación, lo que puede restringir gravemente su vida.

Hay diferentes tipos de fobia

Fobia social

Es posiblemente la fobia más común. La persona que sufre ansiedad social se siente muy preocupada por lo que los demás puedan pensar de ella, o cómo pueden juzgarla. Por lo tanto, tiene miedo de conocer a gente, o de hablar delante de otras personas, especialmente desconocidos. Tienen miedo de actuar de un modo vergonzoso o humillante, y que otras personas piensen que son estúpidos, débiles o que están locos, por lo que evitan este tipo de situaciones.

Agorafobia

Este es otro de los trastornos más comunes. Mucha gente piensa que la agorafobia es un miedo a los lugares públicos y espacios abiertos, pero esto es sólo una parte. Si tienes agorafobia, tiendes a tener una serie de temores a diversos lugares y situaciones.

Por ejemplo:

  • Entrar en una tienda o un lugar con mucha gente.
  • Viajar en trenes, autobuses o aviones.
  • Estar en un puente o en un ascensor.
  • Estar en una sala de cine o restaurante donde no hay salida fácil.

Pero todos estos miedos son provocados por un temor subyacente. Miedo de estar en un lugar donde no hay ayuda disponible, o donde sienten que puede ser difícil escapar a un lugar seguro (por lo general a su casa). Cuando están en un lugar temido se ponen ansiosos y tienen un intenso deseo de salir. Por lo tanto, para evitar esta ansiedad muchas personas con agorafobia se quedan dentro de su casa durante la mayor parte del día o todo el día.

Otras fobias específicas

Hay muchas otras fobias, por ejemplo:

  • Miedo a los espacios cerrados o de ser atrapado (claustrofobia).
  • Miedo a ciertos animales.
  • Miedo a las inyecciones o agujas.
  • Miedo a estar solo.
  • Miedo a asfixiarse.
  • Miedo al dentista.
  • Miedo a volar.

¿Cuál es el tratamiento para las fobias?

La terapia cognitivo conductual te ayuda a cambiar ciertas maneras de pensar, sentir y comportarse. Es un tratamiento útil para diversos problemas de salud mental, incluyendo fobias.

  • La terapia cognitiva se basa en que ciertas formas de pensar pueden desencadenar, ciertos problemas de salud mental, como ansiedad, depresión y fobias. El psicólogo ayuda a comprender los patrones de pensamiento. En particular, para identificar ideas o actitudes dañinas y falsas que causan la ansiedad.
  • La terapia conductual tiene como objetivo cambiar las conductas que son perjudiciales. Por ejemplo, con las fobias la respuesta al objeto temido (ansiedad y evitación) no es útil. El psicólogo te ayuda a cambiar esto. Se utilizan varias técnicas, dependiendo de la condición y las circunstancias. Por ejemplo, para la agorafobia el terapeuta generalmente te ayudará a hacer frente a las situaciones temidas. Un primer paso puede ser ir a dar un paseo muy corto cerca de tu casa, acompañado del psicólogo para apoyarte y asesorarte. Con el tiempo, un paseo más largo, a comprar a la tienda, un viaje en un autobús, etc. El psicólogo puede enseñarte a controlar la ansiedad cuando te enfrentas a las situaciones y lugares temidos. Por ejemplo, mediante el uso de ejercicios de respiración profunda. Esta técnica de terapia conductual se llama terapia de exposición en la que te expones cada vez más a las situaciones temidas, y aprendes cómo hacerles frente.

La terapia cognitivo conductual es una mezcla de ambas, donde se trata de modificar pensamientos y comportamientos. Este tipo de terapia se realiza generalmente en sesiones semanales de 60 minutos, durante varias semanas. El paciente tiene que formar parte activa del tratamiento realizando tareas entre sesiones. Por ejemplo, se le puede pedir que lleve un registro de los pensamientos que se producen cuando se siente ansioso.

Articulos relacionados

  • Compartir

Sígueme

  • facebook Tu psicóloga en Palma
  • twitter Tu psicóloga en Palma
  • google+ Tu psicóloga en Palma