¿Cuándo puede ayudar acudir a un psicólogo?

Es común que existan baches y desafíos durante la vida. Hay algunos, sin embargo, que pueden ser tan dominantes que parece imposible seguir adelante.

Tu salud mental es uno de los factores más importantes a la hora de determinar la calidad de tu vida. Desafortunadamente, muchas personas sufren innecesariamente por no buscar ayuda profesional.

Cuándo ir al psicólogo

Con una buena salud mental puedes sortear los obstáculos del día a día, lograr tus metas, y mejorar tu interacción con los demás

Un psicólogo puede ayudar entre otros en los siguientes casos

Perdida de un ser querido, duelo

La muerte es una parte inevitable de la vida, pero eso no la hace más fácil de tratar. Cada uno maneja la pérdida de un ser querido, ya sea un padre o una mascota, de una forma diferente. Pero evitar la realidad de la pérdida puede alargar el duelo de forma persistente. Un psicólogo puede ayudar a encontrar los medios adecuados para hacer frente a la muerte de alguien cercano.

Estrés y ansiedad

Ciertos aspectos de la vida son estresantes, y muchas situaciones, desde una entrevista de trabajo a problemas de pareja pueden llevar a un estado de ansiedad. El estrés y la ansiedad, si se deja que persistan, pueden llevar al aislamiento social, depresión, y a un problema de ansiedad generalizada. Un psicólogo puede ayudar a controlar el estrés y la ansiedad encontrando el origen o la causa de sus problemas, así como las formas adecuadas para superarlas.

Depresión

Sentimientos abrumadores de tristeza o desesperanza son síntomas comunes de la depresión. Aunque muchos creen que las personas pueden salir por si solos de una depresión, rara vez ocurre. La depresión es un trastorno común en que las personas pierden el interés, experimentan fatiga, y con frecuencia tienen problemas para controlar sus emociones.

Fobias

Tener miedo a las alturas o a las arañas son las fobias comunes, y en muchos casos no es necesario tratar este tipo de fobias, pero algunos miedos inusuales e infundados pueden crear problemas importantes en la vida cotidiana, y puede ser necesaria la ayuda del psicólogo. Buscar tratamiento o no dependerá de hasta qué punto interfieran los miedos en la vida cotidiana. Por ejemplo, sitofobia (miedo de comer) puede conducir a problemas graves de salud.

Familia y Relaciones Personales

Las relaciones, ya sean familiares, personales o de trabajo, tienen sus altibajos. Si bien pueden ser algunas de las mejores cosas de la vida, sin duda pueden ser una fuente de estrés y problemas. Trabajar con un psicólogo (de forma individual o en grupo) puede ayudar a limar las arrugas que se pueden formar incluso en las relaciones más fuertes.

Baja Autoestima

Todo el mundo pierde la confianza en sí mismo de vez en cuando. Reconocerlo es el primer paso en la recuperación de la autoestima. La falta de confianza en uno mismo por un período prolongado de tiempo puede hacer que seas más vulnerable a la depresión y la ansiedad. Un psicólogo puede ayudarte a mejorar tu autoestima, y a vivir la vida que quieres vivir.

Malos hábitos y adicciones

Algunos malos hábitos, fumar, beber, el consumo de drogas, se utilizan a menudo como vía de escape de problemas subyacentes.

Mejorar el rendimiento

Algunas de las personas de éxito alcanzan sus metas visualizándolas primero. Los atletas suelen prepararse mentalmente para una competición con la misma intensidad con la que se preparan físicamente. Otros utilizan esta técnica para prepararse de forma proactiva a los acontecimientos difíciles de la vida. Tal como te ayudaría ensayar un discurso antes de darlo, un psicólogo puede ayudarte a prepararte para los grandes eventos y te ayudará a rendir al máximo, ya se trate de los Juegos Olímpicos o simplemente de una entrevista de trabajo.

Trastornos Mentales

Los trastornos mentales pueden manifestarse de diversas formas y con frecuencia están disfrazados de otra cosa. A menudo sólo pueden ser detectados y diagnosticados con la ayuda de un profesional de salud mental. Algunos trastornos mentales:

  • Trastorno bipolar
  • Esquizofrenia
  • Depresión
  • Estrés Postraumático

Otros

  • Si tus problemas no mejoran a pesar de tus esfuerzos.
  • Si has sido víctima de abuso o violencia.
  • Si has estado involucrado en un incidente traumático.
  • Abusas del alcohol, medicación o drogas.
  • Tienes problemas de juego.
  • Si sientes que no puedes superar una separación, un divorcio, la pérdida de tu trabajo, u otro tipo de situación.
  • Tienes un trastorno de la alimentación (anorexia, bulimia..).
  • Si sufres de dolor crónico y/o enfermedad crónica.
  • Si te enfrentas a un cambio importante en tu vida y sientes que no estás preparad@.
  • Si no estás contento con tu vida, y deseas cambiarla, pero no sabes qué cambiar o cómo cambiar.

Para algunas personas tomar la decisión de buscar la ayuda de un psicólogo es difícil. Si sientes que tu problema te sobrepasa, pero sigues sin estar seguro acerca de si debes buscar ayuda, considera lo siguiente:

  • No estás sol@, los problemas emocionales, conductuales e interpersonales son muy comunes.
  • Ignorar tus problemas no es una buena solución. Lo más probable es que no desaparezcan por si solos. De hecho, con frecuencia empeoran con el tiempo y son más difíciles de tratar.
  • Si crees que puedes manejar el problema por tu cuenta y que no necesitas la ayuda de un psicólogo, pregúntate lo siguiente… ¿Cuánto tiempo llevas tratando de superar el problema por tu cuenta? ¿Han cambiado las cosas? ¿Cuánto has perdido ya? Si han pasado ya algunos meses te recomiendo que busques ayuda.
  • No te aísles de los demás ni dejes de hacer las cosas que te gustan. No te arriesgues a romper la relación son tus seres más queridos. No te arriesgues a perder tu trabajo.
  • La mayoría de los problemas tienen tratamiento y son más comunes de lo que piensas. Pedir ayuda es lo más inteligente. La intervención temprana puede ayudarte a evitar sufrimiento innecesario y evitar el desarrollo de problemas más serios a largo plazo.

Encontrar la ayuda adecuada

Un psicólogo puede ayudar a obtener el máximo provecho de la vida manteniéndola libre de síntomas de la depresión y otros problemas mentales.

Un estudio, publicado en 2006 en el “Journal of Consulting and Clinical Psychology”, demostró que el 88 por ciento de los asistentes a terapia mostró mejoras después de la primera sesión.

Tu salud mental es tan importante como tu salud física. Es recomendable que busques ayuda, igual que lo harías si tuvieras cáncer, un hueso roto o incluso dolor de garganta.

Articulos relacionados

  • Compartir

Sígueme

  • facebook Tu psicóloga en Palma
  • twitter Tu psicóloga en Palma
  • google+ Tu psicóloga en Palma