4 formas de mejorar vuestra comunicación en pareja

Blog tu psicóloga en Palma de Mallorca

Cuando se trata de la comunicación en pareja, se forman rápidamente hábitos y patrones de conducta, muchos de los cuales no son saludables, y provocan enfados, malentendidos y conflictos no resueltos. Cambiar los patrones dañinos, puede ser complicado, pero sin duda puede hacer que mejore notablemente tu relación de pareja.

Consejos para mejorar tu relación de pareja

Si una pareja tiende a pelearse a menudo, a gritarse, a sacar conclusiones precipitadas o simplemente a no escucharse, este tipo de hábitos tienen un efecto devastador a largo plazo.

La buena noticia es que estos patrones de comunicación se pueden cambiar. El cambio no ocurrirá de la noche a la mañana. Lleva tiempo desarrollar los malos hábitos y lleva tiempo cambiarlos por hábitos más saludables. Pero se pueden cambiar. Los siguientes consejos te ayudarán:

1. Dedica toda tu atención a tu pareja

Escuchar a medias puede ser un gran problema en la pareja. Ya sea que por no desviar la atención del móvil mientras hablas con tu pareja, o por no apartarla de la televisión cuando tu pareja te hace una pregunta. Ofrecer solo una parte de tu atención puede ser un gran problema.

Llegad a un acuerdo y guardad el teléfono mientras vais en coche o mientras cenáis. Quita la tele si tu pareja quiere hablar, o al menos baja al mínimo el volumen. No gritéis desde distintas habitaciones, ve a la habitación en la que este tu pareja si quieres hablar con él/ella.

Dedicar a tu pareja toda tu atención puede resolver muchos problemas de falta de comunicación. Por ejemplo, si eres de los que a menudo acabas diciendo "No, no me avisaste” o “No me lo dijiste...", cuando tu pareja comenta lo contrario, puede ser porque estabas medio escuchando. A parte, es conveniente que demuestres a tu pareja que es importante para ti, y que estés dispuest@ a dedicarle tu tiempo.

Dejar momentáneamente de lado todo lo que estés haciendo, muestra tu buena voluntad para prestar toda tu atención. Y en aquellos momentos en los que no puedas dejar lo que estás haciendo, dile a tu pareja que quieres tener esa charla, pero no hasta que puedas dedicarle toda tu atención. Después, tened la conversación lo antes posible.

2. Piensa antes de reaccionar

Es fácil cae en el hábito de reaccionar siempre de la misma manera. Por ejemplo, si acostumbras a irritarte cuando tu pareja te pide que saques la basura, es probable que acabes enfadándote la próxima vez que ocurra.

Entonces, antes de reaccionar ante tu pareja con tus hábitos habituales, toma un momento para pensar. Respira profundamente y toma la decisión de probar algo nuevo. Sonríe y responde con unas palabras amables o dale un abrazo a tu pareja. Puede marcar la diferencia entre pasar el día enfadados o disfrutar de estar juntos.

Cuando intentes resolver un problema, empieza primero ateniéndote únicamente a los hechos. Esto puede garantizar que ambos os entendáis.

Por ejemplo, "Nuestras facturas suman más que nuestros ingresos y deberíamos plantearnos reducir gastos". Evita culpar a tu pareja o llegar a conclusiones precipitadas, y asegúrate de comprender los hechos.

3. Intenta comprender el punto de vista de tu pareja

Una vez que ambos tengáis claros los hechos, trata de ver el problema desde el punto de vista de tu pareja. Por ejemplo, podrías sentirte frustrad@ por los constantes recordatorios de tu pareja para que te cuides y vayas más al gimnasio. Que lo consideres molesto y a menudo terminéis discutiendo. Sin embargo, podrías tratar de ver las cosas desde el punto de vista de tu pareja y recordarte a sí mism@: "Sólo está preocupad@ por mi salud. Debe ser aterrador y frustrante ver que tengo que tomar tantas pastillas para la hipertensión y el colesterol. Sólo está tratando de ayudarme".

Ver las cosas desde el punto de vista de tu pareja puede ayudarte a desarrollar cierta empatía y ver las cosas bajo una luz diferente. Puede cambiar tus sentimientos y puede ayudarte a abordar el problema de un modo distinto.

4. Usa frases en primera persona

Asume tu responsabilidad por tus propios sentimientos y por tu comportamiento. Recuerda que tus sentimientos y tus reacciones no dependen únicamente de las acciones de tu pareja.

En lugar de decir: "Siempre gastas demasiado y nunca llegamos a fin de mes", intenta algo del tipo: "Me preocupa que lleguemos siempre a fin de mes sin dinero en la cuenta". Luego, invitar a tu pareja a que participe, para tratar de llegar a una solución.

Mantén la mente abierta y comenta lo que estás dispuesto a hacer y no solo lo que no estás dispuesto a hacer. Por ejemplo, di: "Estoy dispuesto a dejar de comer siempre fuera, y a llevar la comida ya hecha al trabajo. Esto debería ahorrarnos al menos 150 Euros al mes", en lugar de,"¡No pienso renunciar a ninguno de mis hobbies, ni pienso pasar menos tiempo con amigos para ahorrar dinero!"

Use mensajes como, "Me siento" o "Creo". Esto mantiene el foco en encontrar una solución al problema en lugar de buscar culpas. También muestra tu voluntad de asumir tu parte de culpa y puede abrir el camino a la búsqueda de soluciones.

  • Compartir

Articulos relacionados

Sígueme

  • google+ Tu psicóloga en Palma
  • facebook Tu psicóloga en Palma
  • twitter Tu psicóloga en Palma